Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo cuidar el principal recurso para la vida en cinco ejemplos

En el Foro Mundial del Agua se han premiado cinco proyectos de su buen uso y aprovechamiento que pueden servir como modelo

Proyecto para llevar agua segura a escuelas rurales de México.
Proyecto para llevar agua segura a escuelas rurales de México.

El agua, como casi todo, está muy mal repartida en el mundo. Más de una cuarta parte de la humanidad carece de una fuente segura cerca de sus casas y 260 millones de personas tienen que caminar al menos media hora para conseguirla. Por eso, el 8º Foro Mundial del Agua, un encuentro trienal que se está celebrando estos días en Brasilia, tiene como lema Compartiendo el agua.

Este evento, al que asistirán 40.000 personas de todo el mundo, debate soluciones, iniciativas, estudia los problemas del pasado y trata de dar respuesta a los del futuro. Cinco de ellas fueron premiadas el día de la inauguración (el pasado 19 de marzo) por el Banco Interamericano de Desarrollo, que en el encuentro es coordinador regional de las Américas y colaboró con la logística para esta cobertura.

La idea era buscar proyectos relevantes que tuvieran capacidad para convertirse en ejemplos que pudiera asumir como propios el resto de la región: iniciativas que afrontasen el problema del cambio climático, garantizasen el acceso a agua segura, abordasen su tratamiento después de ser usada, se preocupasen de preservar los ecosistemas de donde procede este recurso, velasen por su financiación, su sostenibilidad y su adecuada gobernanza. Se presentaron más de 300 de toda la región. Estas son las cinco ganadoras:

Agua potable impulsada por energía solar en Honduras

El Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa) de Honduras puso en marcha un proyecto para abastecer a zonas rurales del sur del país, la región más seca y una de las más pobres. Como explica Ángel Eduardo Sánchez, representante de la iniciativa, en estos lugares se obtiene el agua de pozos, normalmente, con energía eléctrica para distribuirla. “El problema es que este sistema se vuelve insostenible porque la gente no tiene dinero para pagar la tarifa”, relata. Mediante la instalación de paneles solares, consiguieron rebajar la factura de 600 familias a la mitad. “A lo largo del tiempo hemos visto que no hay morosidad, la gente paga porque está orgullosa del servicio”, asegura Sánchez. Con esta iniciativa se trataba de demostrar que la energía solar es funcional y sostenible. Ahora quieren seguir expandiendo la idea en otras comunidades de características similares.

Un fondo para proteger la materia prima en Ecuador

Los fondos del agua son una tendencia en todo el mundo y Quito fue una de las ciudades pioneras en poner uno en marcha. Consiste fondos de inversión que canalizan recursos financieros de los actores en de una cuenca (empresa suministradora, usuarios, autoridades...) para contribuir al cuidado del entorno de donde procede el líquido que consumen. “Con este sistema conseguimos un equilibrio en lo ambiental, en lo social y en lo económico”, afirma Marco Antonio Cevallos, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de la capital de Ecuador (EPMAPS). El que crearon, que se nutre en parte de las tarifas de los usuarios, invierte en la protección y conservación de alrededor de 130 cuencas hidrográficas que abastecen a aproximadamente 2,5 millones de habitantes del Distrito Metropolitano de Quito.

Agua segura en escuelas en México

La Fundación Cántaro Azul lanzó una iniciativa para llevar agua segura a las escuelas rurales del país. Se trataba de recolectar y tratar agua de lluvia a la vez que impartían capacitaciones en los centros para promover su ingesta en lugar de los refrescos azucarados. “Todo va acompañado de una experiencia pedagógica para que los chicos sientan el agua como parte de su vida y su desarrollo”, explica Paloma Mejía, una de las integrantes del proyecto. En una primera fase ha beneficiado a 80 escuelas y unos 1.800 niños. Terminó el año pasado, pero sus promotores ya están trabajando en una nueva fase de tres años más para replicar este modelo, llegar a más colegios y “facilitar y mejorar el derecho humano al agua”.

Una gestión integral de saneamiento en Colombia

El río Medellín articula toda la vida de la ciudad que lleva su nombre, así como de su área metropolitana. Durante años, sin embargo, sus habitantes le dieron la espalda por ser el destino de los desechos sin tratar de toda esta área. Las Empresas Públicas de Medellín iniciaron un plan de redes de alcantarillado que se coronó con plantas de tratamiento que depuran los vertidos. “Es un programa pagado por los mismos usuarios, sin ninguna financiación externa”, asegura León Arturo Yepes, representante del proyecto, que se integra en la denominada economía circular: los desechos generados por las plantas se aprovechan para emitir energía que las hace funcionar y los biosólidos restantes van a parar a la agricultura.

Restauración forestal en Brasil

La compañía de Saneamiento Básico del Estado de São Paulo (Sabesp) es una de las mayores empresas de agua del mundo. Da servicio a más de 21 millones de personas a través de ocho manantiales. “La calidad del agua depende depende de las acciones de restauración, conservación y preservación de este entorno. Por eso, actuamos de manera sostenible en diversos frentes, especialmente en las áreas patrimoniales abarcadas por el bioma Mata Atlántica”, explica Anelise Brigano Luzio, representante del proyecto. La empresas lleva trabajando desde hace más de 20 años, en los que ha repoblado los entornos de las represas con más de dos millones de especies nativas.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información