Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
pizza
10 fotos

Comer mal la pizza y otras 8 cosas con las que los españoles desatamos la ira de los chefs italianos

No sabemos cocinar, tampoco comemos bien y sus modales son otros

  • pasta
    1

    Preparamos sus platos típicos como chapurreamos su idioma: de aquella manera. Pese a vivir puerta a puerta, nos hemos tragado eso de que su menú se reduce a pasta y pizza. Y, en la mesa, provocamos su indignación. No, los espaguetis no se cortan y no debe usar cuchara si tiene más de seis años.

  • pasta
    2Para hacer pasta, llenamos una cacerola con agua y le echamos un buen chorro de aceite y un puñado de sal 

    Nuestra manía de ponerle aceite a todo no sirve de mucho. "No entiendo por qué lo hacen", dice Ilenia Cappai, dueña de la tienda restaurante ¡Tu! Pasta (Madrid). "Al parecer es para que no se pegue, pero si la mueves un poco y se respetan los tiempos de cocción, no ocurre. Quizá es porque como les gusta la pasta muy pasada se pega, pero no aporta nada".

    En cuanto a la sal, "se echa cuando el agua ya está hirviendo, y una vez disuelta, se añade la pasta. Si la ponemos desde el principio, a medida que se va evaporando agua va a salir más salada", previene Davide Bonato, propietario y chef del restaurante Gioia en Madrid.

  • pasta
    3Los españoles fregamos los espaguetis con agua fría (y tiramos la de cocción) 

    Se hace para que la pasta no se siga cocinando, pero no hay que enfriarla drásticamente. "Debemos abrir el grifo pero sin que el agua la golpee, dejando el colador a un lado. El frescor que emana es su ciente", explica la propietaria de ¡Tu! Pasta. La reprimenda sobre tirar el agua de cocción también viene de Cappai: "Siempre guardamos un poco porque tiene almidón y, al echarla a la salsa, se concentra y hace que obtengamos una crema muy sabrosa".

  • pasta
    4Los espaguetis boloñesa no existen 

    Para empezar no se trata de añadir capas, sino de mezclar, y esto debe hacerse en la sartén. "A veces veo platos en los que la pasta está por un lado y la salsa por otro, y eso no es pasta italiana", dice la experta. "El truco es que deben ir juntas, casi es una cosa sola".

    Y eso no es lo peor: la salsa boloñesa, por ejemplo, no se prepara con espaguetis, sino con 'tagliatelle'. "No es grave, pero la textura de la salsa pide una pasta con más cuerpo". A Bonato le hace gracia que aprendamos los nombres, pero no cómo usar las salsas. "En Italia la pizza carbonara es una cosa que no existe. Es muy creativo", ironiza entre risas

  • pizza
    5La pizza no lleva tomate frito (ni piña) 

    A Luca Gatti, chef de la embajada de Italia, esto le exaspera: "Las pizzas y las pastas que conocemos derivan más de la moda americana que de la tradición italiana".

    Ellos no son los únicos culpables: los españoles ponemos tomate frito dulce. "Aquí se usa tomate cocinado con mucho azúcar y nosotros tomate fresco, pelado y triturado, nada más".

  • comida italiana
    6No todo se hace con harina 

    "También es culpa de los restauradores italianos, que no ofrecen platos regionales, sino solo pasta y pizza", explica Bonato. Para la mayoría, saber cocinar un risotto es ya para nota. Ni hablamos de una frittata, el equivalente a nuestra tortilla de patata. "Puede llevar cebolla, puerro, tomate seco, calabacín, patata, pero siempre añadiendo parmesano y un poco de mozzarella", apunta Enrica Barni, propietaria de la tienda-escuela Accademia del Gusto (Madrid). O de un ossobuco, un codillo "con cebolla, apio, zanahoria, tomate y caldo, y cuatro o cinco horas de cocción". Al estilo romano se hace con guisantes, precisa Angelo Marino, chef y propietario de Merca- to Ballaró, "y es el único plato que se come con rissotto".

  • pasta
    7Solo necesita un tenedor para comer pasta 

    Cortarla con el cuchillo provocará risitas a su alrededor. "Nosotros se lo hacemos a los niños", dice Gatti. "Está mal visto entre adultos porque parece algo infantil. Es cuestión de aprender, como con los palillos chinos".

    La misma pésima imagen damos cuando enrollamos la pasta con la ayuda de la cuchara, algo solo permitido a los menores de seis años. No la saque tampoco para los gnocchi: aunque de lejos lo parezcan, estas pequeñas pelotillas de patata no son judías blancas. “Lo correcto es hacerlo con tenedor", zanja Ilenia Cappai.

  • sal y pimienta
    8Usamos la sal y pimienta como si fueran obligatorias 

    Las ponemos incluso antes de probar el plato. "Es demasiado", protesta Bonato. "A los españoles les gusta mucho utilizar ambas cosas en la mesa. Se hace como costumbre antes de probar la comida, y es un fallo. A veces destroza un plato que ya tiene su sabor".

  • queso
    9Y el queso como si fuera sal 

    Espolvorearlo sobre platos de pescado o marisco es una aberración. Cappai: "En Italia el pescado y el queso van separados. Excepto en algunas recetas como espaguetis con queso pecorino y mejillones. Pero en general pensamos que no casan bien".

  • capuccino
    10No pida cappuccino después de comer 

    Hasta George Clooney sabe que se impone un espresso. El primero solo se toma durante la mañana. "Para nosotros es impensable pedirlo al final", dice Marino. "Aunque para gustos, los colores".