Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berkana, algo más que libros para el colectivo LGTBQ

LLEVAN CASI 25 años juntas. Se conocieron en un bar después de pegar carteles para una manifestación y ya no han vuelto a separarse. Mili Hernández (Madrid, 1959) y Mar de Griñó (Vitoria, 1958) son las fundadoras y copropietarias de Berkana, la librería LGTBQ de referencia en España. Hace unos meses estuvieron a punto de cerrar sus puertas, como está ocurriendo con librerías similares en Europa y Estados Unidos. Pero ellas resisten y están dispuestas a celebrar su cuarto de siglo pese a las dificul­tades. “En los últimos años hemos metido aquí casi todos nuestros ahorros. En nuestra desesperación por no cerrar, hipotecamos la casa. La caída en picado de la venta de libros es una tragedia”, lamentan.

Desde el principio, Berkana ha sido mucho más que la primera librería fundada en España especializada en su temática. Funciona como punto de información y apoyo para la comunidad LGTBQ y como centro cultural en el que se organizan numerosos actos. Nunca ha recibido ninguna subvención ni dinero de ningún colectivo. “Entra mucha gente buscando ayuda. Somos una especie de ONG, escuchamos de todo y hacemos lo que podemos. Nos han consultado cosas muy duras. Esta librería ha salvado vidas”.

Su historia es como la de La librería, llevada al cine por Isabel Coixet. Al igual que Florence Green, Mili y Mar sienten pasión por los libros, se han tenido que enfrentar a banqueros y tienen clientes a los que envían pedidos por correo. “Mandamos paquetes a los pueblos más perdidos de España y de Latinoamérica, donde tenemos muchos clientes. Hay direcciones que nos sabemos de memoria, son muchos años ya. Tenemos clientes mayores a los que las nuevas tecnologías se les hacen cuesta arriba y siguen llamando por teléfono”.

Ambas mujeres consideran que la librería no les pertenece, “es de los gais y lesbianas”.
Ambas mujeres consideran que la librería no les pertenece, “es de los gais y lesbianas”.

A principios de los ochenta, Mili se fue a vivir a Londres, donde descubrió la librería Gay’s The Word. Después se mudó a Nueva York, al Village. La mítica Oscar Wilde Bookshop se convirtió allí en su nueva librería de referencia. “La visitaba a diario. Encontré los libros que me ayudaron a ser la mujer que soy. Todas las lecturas me ayudaron a reconstruirme”. Cuando regresó a España, decidió montar Berkana, nombre de una runa vikinga que significa renacimiento, crecimiento y fertilidad. Tenía 33 años. “Pensaba que con mi pinta no me iba a dar trabajo nadie, así que preferí emprender mi negocio”. En su camino encontró a Mar, que militaba en el colectivo Comité Reivindicativo y Cultural de Lesbianas (Crecul). “El 80% de los libros que tenemos no pueden encontrarse fácilmente. Disponemos de un catálogo histórico amplísimo”. El feminismo es otro de los pilares de su fondo.

Viven en la misma calle de Hortaleza en la que tienen la librería. “Necesitaríamos vender el doble de lo que vendemos para ganar algo”. Abren de 10.30 a 20.30, ininterrumpidamente. Diez horas en las que se turnan y apañan como pueden. “A veces estamos ­juntas, a veces solo está una. Siempre tenemos que estar aquí, organizándonos”. No cierran ni los ­domingos. “Querríamos acabar nuestra vida laboral entre estas paredes. Todo dependerá de los clientes”, comparte Mar. “Nos estamos preparando psicológicamente por si acaso tenemos que cerrar, pero ojalá no sea así. Cuando nosotras nos retiremos, nos gustaría que alguien continuase con la librería”, apunta Mili. “Esta librería es de los gais y de las lesbianas, no es nuestra”.