Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gemínidas 2017: cómo ver la última lluvia de estrellas del año

El fenómeno meteórico más famoso de diciembre podrá verse hasta el sábado y su pico máximo de visión será el jueves

En vivo la lluvia de estrellas Gemínidas.

Junto a las luces que adornan las ciudades durante las vísperas navideñas, el cielo también se alumbrará, desde este martes hasta el sábado, con la lluvia de estrellas más famosa de diciembre: las Gemínidas. Este fenómeno meteórico podrá observarse en la península ibérica a medianoche durante los días 12, 13, 14, 15 y 16 de este mes, según ha informado la Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas de España (SOMYCE). Además, las personas que quieran ver la lluvia desde casa podrán hacerlo a través del canal sky-live.tv, que emitirá en directo desde el Observatorio del Teide del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) durante la medianoche del jueves (23.00, hora local), día en el que la lluvia tendrá su pico máximo de visión, concretamente a las 7.11.

La SOMYCE ha indicado que las condiciones de visibilidad de las Gemínidas estará favorecida por el retraso de la próxima Luna nueva (18 de diciembre). Para una mejor apreciación, la asociación ha recomendado observar el cielo lejos de lugares con contaminación lumínica, como las ciudades. Además, ha puesto a disposición en su página web información más detallada y material didáctico para los que deseen adentrarse en la "observación astronómica" (www.somyce.org). Los expertos aconsejan que lo primero que hay que hacer, si no se tiene experiencia, es reconocer la zona de observación, en este caso la constelación de Orión.

Esta lluvia de estrellas se produce cuando el asteroide Faetón (de unos cinco kilómetros de diámetro) se acerca a la órbita del Sol (acontecimiento que ocurre cada 1,4 años) y el calor quema los residuos de polvo que cubren su superficie, formando una especie de cola de grava. Estas partículas, denominadas meteoroides, se desintegran al entrar a gran velocidad en la atmósfera terrestre y crean trazos luminosos, comúnmente conocidos como "estrellas fugaces". Si el tamaño del meteoroide es lo suficientemente grande como para no desintegrarse y alcanzar la superficie terrestre, se le conoce como meteorito.

Aunque normalmente la mayor parte de los meteoros que se observan por la noche son esporádicos y no guardan ninguna relación entre sí, en determinadas épocas del año la Tierra atraviesa zonas donde la densidad de meteoroides es mayor. A las lluvias de meteoros de estas zonas se las bautiza según su constelación más cercana. De este modo, las Gemínidas se llaman así porque se encuentran cerca de la radiante de Géminis; las Perseidas de Perseo o las Leónidas, de Leo.

Las Gemínidas tiene una tasa de actividad por encima de los 100 meteoros por hora y con una velocidad de 35 kilómetros por segundo durante varios días, lo que la convierte en una de las lluvias más activas del año junto a las Cuadrántidas de enero y las Perseidas de agosto. Tras las Gemínidas, vendrán las Coma Berenícidas del 19 de diciembre y las Úrsidas el 22. Todas tendrán una tasa de actividad mínima, de entre los tres y los 10 meteoros por hora, según ha explicado el Observatorio Astronómico Nacional (OAN).

Solsticio de invierno y auroras boreales

En diciembre se produce el solsticio de invierno, día en el que el Sol alcanza el punto más bajo de todo el año, el día más corto del año. Este fenómeno varía en función del año. Este 2017 la llegada del invierno se producirá oficialmente el 21 de diciembre a las 17.28, horario peninsular, por lo que el invierno durará 88 días y 23 horas, según cálculos del OAN. A partir de esta fecha, las noches se irán acortando poco a poco, aumentando las horas de luz del Sol

Además, es uno de los meses donde hay más probabilidades, allí donde son habituales, de ver auroras boreales, fenómeno atmosférico producido por cambios bruscos en el campo magnético del Sol y que ocasiona la aparición de manchas y columnas luminosas de varias tonalidades. No se producen en una fecha concreta y es frecuente verla en zonas polares y en los países escandinavos. No obstante, también pueden darse en otras zonas como España: la última tuvo lugar en 1989 en Galicia.

Más información