Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Hay demasiadas mezquitas en Marruecos?

Vecinos de Agadir reclaman infraestructuras y servicios con el dinero destinado a un templo

Creyentes musulmanes efectúan las abluciones antes de proceder a la oración en una mezquita de Marruecos.
Creyentes musulmanes efectúan las abluciones antes de proceder a la oración en una mezquita de Marruecos.

Los vecinos del barrio Haut Anza de Agadir, al sur de Marruecos, iniciaron el 23 de noviembre una insólita campaña en las redes sociales contra la construcción de una mezquita. “Deseamos atraer la atención de los poderes públicos”, señala el escrito, “para que tengan en cuenta que la construcción de una inmensa mezquita de coste exorbitante no es una prioridad para un barrio donde falta de todo”, señala el escrito refrendado ya por más de más de mil firmas.

El comunicado señala que en el barrio, donde viven 40.000 personas, las infraestructuras deportivas son “casi inexistentes”, no hay bibliotecas, ni centros de hemodiálisis, ni colegio para niños discapacitados, ni siquiera una comisaría. Hay solo dos dispensarios, pero “no abren más que una hora o dos al día y no disponen ni de materiales ni medicamentos para atender las necesidades”. Y el coste de la nueva mezquita alcanza el equivalente a los 3,2 millones de euros.

Algunos columnistas han expresado su apoyo a la campaña. La analista Majda El Krami ha escrito una entrada en su blog de Huffpostmaghreb titulada “Marruecos tiene demasiadas mezquitas... ¡Stop!”. “Yo aplaudo esta iniciativa en un país donde el número incalculable de mezquitas es un problema completamente tabú”, señala El Krami en su texto. “Sí, un problema tabú. Marruecos cuenta con más de 50.000 mezquitas —cada año hay más de un centenar en construcción— sin olvidar en el presupuesto nacional, de muchos millones de dirhams, el dinero destinado al mantenimiento y a las obras de renovación”.

La periodista recuerda que vivía hace cuatro años en un barrio muy pobre de Rabat. Cuando vio que construían una mezquita que se añadía a las dos ya existentes hizo un comentario en Facebook no tardó en sufrir un “linchamiento” virtual donde la acusaban de insultar al islam. De momento, los poderes públicos no se han pronunciado sobre la petición de esos vecinos.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.