Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cinco claves del CIS sobre las elecciones en Cataluña

Se va a recrudecer el conflicto entre las dos listas para liderar el bloque independentista

Este sería el reparto de escaños según el último sondéo del CIS pulsa en la foto
Este sería el reparto de escaños según el último sondéo del CIS

La primera clave del CIS es evidente: Ciudadanos puede ser la fuerza más votada en Cataluña. Esto ocurre porque coinciden dos circunstancias. Por un lado se confirma el crecimiento del partido, pero además se produce un retroceso de ERC en favor de lista de Carles Puigdemont. Hace un mes ERC se quedaba con tres de cada cuatro votantes de Junts pel Sí, pero ahora ERC y Junts per Catalunya se los reparten casi por la mitad. Esta es la segunda clave del CIS: se va a recrudecer el conflicto entre las dos listas para liderar el bloque independentista.

El CIS también altera las coaliciones posibles. La suma independentista —ERC, JxCat y CUP— ronda los 67 escaños y se queda uno por debajo de la mayoría. Es una distancia mínima que, en realidad, significa que los independentistas tienen un 50% de probabilidades de reeditar su mayoría. Es una moneda al aire. Pero el CIS introduce un matiz: si los independentistas no alcanzan los 68 escaños, los comunes tendrán la llave y es probable que se encuentren un dilema peor del que esperaban. La coalición de izquierdas, además de complicada políticamente, no suma: ERC, PSC y CeC-Podem se quedan en 62 escaños. En ese escenario los comunes tendrían que decidir entre facilitar un gobierno independentista o uno con PSC, PP y Ciudadanos.

La cuarta clave del CIS es que iguala los votos de los bloques independentista y constitucionalista. En 2015 la suma de JxSí y la CUP obtuvo 9 puntos más que Cs, PSC y PP (48% y 39%, respectivamente). Ahora el CIS dice que esa distancia podría cerrarse y que ambos bloques rondarían el 44% o 45% de los votos. ¿Pero cómo se produciría ese cambio? La razón no tiene que ver con los trasvases. Muy pocas personas que en 2015 votaron por un bloque lo harán ahora por el otro. La razón principal es la participación.

Y esa es la quinta clave. Los datos del CIS sugieren que el electorado constitucionalista se ha movilizado. En 2015, el 14% de los votantes de Ciudadanos no estaba seguro de ir a votar —y todavía más dudas tenían los de PP (25%) y PSC (35%)—, mientras que el 90% de los votantes de JxSi y la CUP votarían seguro. Ahora esas cifras se han igualado y todo el mundo dice que irá a votar. El CIS probablemente pronostica que los partidos no independentistas ganarán votos desde la abstención. Un dato avala esa tesis: entre las personas que no votaron en 2015 y que ahora dicen que votarán, hay el triple de votantes de PP, PSC y Cs que de ERC, JxCat y la CUP. Los primeros suponen el 7% de todos los catalanes.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.