Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enrique de Inglaterra y Meghan Markle se casan en mayo en el castillo de Windsor

Desde un comunicado poco habitual para confirmar su noviazgo hasta el título que va a adquirir la pareja tras pasar por el altar son algunas de las curiosidades de su relación

El pincipe Enrique y Meghan Markle, tras el posado oficial tras el anuncio de su compromiso este lunes en el palacio de Kensington.
El pincipe Enrique y Meghan Markle, tras el posado oficial tras el anuncio de su compromiso este lunes en el palacio de Kensington. Getty Images

El anuncio este lunes del compromiso entre Enrique de Inglaterra y Meghan Markle ha puesto una vez más en el punto de mira a la pareja que protagonizará la boda del año la próxima primavera. Repasamos algunas curiosidades de la discreta pero muy seguida relación entre el nieto pequeño de Isabel II, quinto en la línea de sucesión de la corona británica, y la actriz estadounidense, de 33 y 36 años, respectivamente.

Dónde y cuándo contraeran matrimonio: El hijo menor de Carlos y Diana se casará con la intérprete en la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor, al oeste de Londres, en mayo próximo. Se trata de un templo de estilo gótico, que data del siglo XV y tiene capacidad para albergar a 800 personas, está ubicado en el ala más baja del castillo de Windsor, dondela reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo suelen pasar largas temporadas.

Comunicado poco habitual que confirmó su noviazgo. La pareja se conoció en mayo de 2016 en Toronto, donde el príncipe se encontraba promocionando los Juegos Invictus, una competición deportiva creada por Enrique de Inglaterra para militares heridos y con alguna discapacidad tras su participación en el campo de batalla. En la capital canadiense estaba también Meghan Markle, donde rodaba Suits, la serie que protagonizaba hasta ahora y que ha abandonado para comenzar una nueva vida junto al hijo pequeño de Diana de Gales.

Tras varios meses de rumores fue en noviembre de 2016 cuando el noviazgo se hizo oficial después de que el nieto de Isabel II emitiera un comunicado, a través de la cuenta de Twitter del palacio de Kensington firmado por su secretario, en el que denunciaba una campaña de acoso a Meghan Markle. El príncipe admitía una relación con la actriz, que en el texto califica como "girlfriend" (novia, en castellano). Algo poco común ya que es habitual en las casas reales que solo se admita el noviazgo una vez que haya compromiso oficial.

Miles de kilómetros para verse. Que el príncipe Enrique viviera en Londres y Markle en Canadá nunca supuso un problema para la pareja. En diciembre de 2016, tras el viaje oficial del nieto de la reina Isabel II por el Caribe, Enrique decidió desviar su vuelta a Reino Unido unos 3.000 kilómetros —unas seis horas de vuelo— para ir al encuentro de la intérprete. En lugar de regresar hacia Europa, él se plantó en Toronto, donde Markle había terminado el rodaje de la sexta temporada de Suits, para pasar en la ciudad canadiense solo 24 horas.

La primera aparición como pareja oficial en los Juegos Invictus. Para su primera aparición juntos no hubo mejor escenario que el mismo en el que se conocieron un año antes. Enrique de Inglaterra y Meghan Markle se dejaron fotografiar por primera vez como pareja en los Juegos Invictus en Toronto el pasado mes de septiembre. Vestidos de manera informal, con gafas de sol y agarrados de la mano, ambos compartieron confidencias y sonrisas —y su primer y casto beso— ante los cientos de espectadores del evento.

Meghan Markle y el príncipe Enrique, en los Juegos Invictus celebrados en Toronto a finales de septiembre.
Meghan Markle y el príncipe Enrique, en los Juegos Invictus celebrados en Toronto a finales de septiembre.

El primer té con la reina Isabel. Para que haya sido posible el anuncio de compromiso entre Enrique de Inglaterra y Meghan Markle, la reina Isabel II tuvo que dar su visto bueno a la prometida de su nieto. Y así ocurrió el pasado mes de octubre, cuando la pareja fue a tomar el té al palacio de Buckingham con quien es la reina más longeva de la historia. En el encuentro no estuvo presente el duque de Edimburgo, apartado de la vida pública y de vacaciones en su residencia de Sandrigham desde que se jubilara el pasado mes de agosto.

En cualquier caso, fue un encuentro fundamental, pues según la ley británica la reina tiene derecho de veto sobre los matrimonios de los miembros de la familia real mejor posicionados en la sucesión al trono para preservar la monarquía de aquellos que quisieran dañar su estatus. En la primera entrevista de la pareja, la actriz confirmó esos encuentros y describió a la reina de Inglaterra como “una mujer increíble”.

Enrique de Inglaterra y Meghan Markle en la primera entrevista en televisión de la pareja, emitida este lunes pocas horas después de anunciarse su compromiso.
Enrique de Inglaterra y Meghan Markle en la primera entrevista en televisión de la pareja, emitida este lunes pocas horas después de anunciarse su compromiso. AP

La nueva duquesa de Sussex. Igual que Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton adquirieron el título de los duques de Cambridge tras su enlace en el año 2011, el príncipe Enrique y Meghan Markle recibirán uno similar cuando se den el “sí, quiero” la próxima primavera. Según algunos expertos, es probable que Isabel II conceda a la pareja el ducado de Sussex, pues es un título que no ha estado en la familia real desde 1843.

Bajo la monarquía británica, el título de príncipe o princesa solo se otorga a aquellos que nacieron en la realeza, lo que significa que si Enrique y Meghan tuvieran hijos sí serían llamados como tal. Igual que ocurre con los que serían sus primos, los hijos de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, los príncipes Jorge y Carlota, y el tercero que viene en camino y que nacerá en abril.

El estado civil de Meghan como divorciada —se divorció del productor Trevor Engelson en 2013, tras dos años de matrimonio— también podría suponer un obstáculo ante la adquisición o no del título, pero las dudas se despejan al mirar los precedentes en los que la realeza se ha casado con personas divorciadas. Ejemplo de ello es el propio príncipe Carlos, heredero al trono, y su esposa Camilla Parker Bowles, divorciados ambos antes de casarse en 2005.

Más información