Aniversario muerte Lady Di

Camilla Parker Bowles, la “Rottweiler” que se ha ganado el corazón de los británicos

El vigésimo aniversario de la muerte de Diana de Gales aviva los sentimientos sobre la actual esposa del príncipe Carlos y la posibilidad de que se convierta en reina

La duquesa de Cornualles, Camilla Parker Bowles, el pasado mes de marzo en Londres.
La duquesa de Cornualles, Camilla Parker Bowles, el pasado mes de marzo en Londres.DANIEL LEAL-OLIVAS / AFP

Más información

El vigésimo aniversario de la muerte de la princesa Diana vuelve a poner el foco en la actual esposa del príncipe Carlos, Camilla Parker Bowles, a la que la princesa de Gales apodó en su momento como la “Rottweiler”. Durante años, Camilla fue tachada de rompematrimonios y fue acusada de destrozar la historia de amor de cuento de hadas de Gran Bretaña, pero ahora goza de una relativa aceptación del pueblo británico.

Después de la trágica muerte de Lady Di en un accidente de coche el 30 de agosto de 1997, Camilla y el príncipe Carlos fueron libres para retomar su romance. Temerosos de la reacción del pueblo que tanto quería a Lady Di, fueron discretos al principio. La boda de la pareja, celebrada en 2005, conllevó que Parker Bowles se convirtiera en duquesa de Cornualles, una situación que entonces alteró a muchos de los habitantes del país y que aún hoy tiene fervientes detractores. “Es una infidelidad que no se perdonará”, aseguraba Michael Thornton en The Daily Mail esta misma semana. A pesar de estas manifestaciones, la actual esposa de Carlos de Inglaterra se ha ido ganando poco a poco el corazón de muchos británicos.

Pero las recientes encuestas publicadas en los tabloides del país indican una fuerte oposición a que se le dé el título de reina consorte cuando su marido herede la corona., A esta crítica sus defensores contestan que nunca ha aspirado a títulos reales. "No tenía ambición de ser una princesa o duquesa o incluso reina", escribió Penny Junor, biógrafa del príncipe Carlos, en su décimo aniversario de boda en 2015. "Solo quería estar con él, darle su apoyo. Su matrimonio le ha devuelto la vida", añadió.

El príncipe Carlos de Inglaterra y Camilla Parker Bowles el pasado mes de marzo en Florencia.
El príncipe Carlos de Inglaterra y Camilla Parker Bowles el pasado mes de marzo en Florencia. ALBERTO PIZZOLI / AFP

Camilla Shand –su nombre de origen– nació en Londres el 17 de junio de 1947, y recibió una educación muy tradicional. Nieta del noble Lord Ashcombe, alternó su asistencia a escuelas en Londres, Suiza y Francia, con la vida en la mansión campestre de su familia en el condado de Sussex, en el sur de Inglaterra. Joven y desbordante de confianza, Camilla conoció al príncipe en un partido de polo a principios de los años 70, y tiempo después se convirtieron en íntimos.

Sin embargo, creyendo que el príncipe Carlos nunca se lo propondría, se casó con el oficial Andrew Parker Bowles, con quien tuvo dos hijos. Los sentimientos mutuos entre el heredero de la corona y ella permanecieron y, presuntamente, siguieron viéndose incluso después de la boda de los príncipes de Gales en 1981. Camilla y Andrew Parker Bowles se divorciaron en 1995, un año antes de que lo hicieran Carlos y Diana.

HANNAH MCKAY / AFP

Tras la muerte de Lady Di y después meses de planificación cuidadosa, la pareja hizo su primera aparición pública en 1999 y desde entonces fueron dejándose ver cada vez de forma más abierta y mostrando que les unían verdaderos sentimientos. Se casaron en la ciudad real de Windsor el 9 de abril de 2005, en una ceremonia civil seguida de una bendición religiosa en la capilla de San Jorge en presencia de la reina Isabel. Aunque la boda se tuvo que retrasar un día para permitir que el príncipe asistiera al entierro del Papa Juan Pablo II, atrajo a una multitud de casi 20.000 personas que se congregaron en las calles, a la sombra del Castillo de Windsor.

Tras su matrimonio, la pareja se integró en los deberes típicos de la familia real, desde inauguraciones a visitas al extranjero, pasando por las vacaciones en Balmoral (Escocia) y en todas ellas Camilla continuó cultivando su imagen de aristócrata inglesa, amante del estilo tweed y los caballos.

Con el tiempo, la duquesa de Cornualles también ha sido aceptada por la familia real británica, incluyendo a los dos hijos de Carlos y Diana, los príncipes Guillermo y Enrique de Inglaterra. "Los muchachos habían amado a su madre y sabían lo que pensaba de Camilla, pero también se dieron cuenta de que su padre se había sentido solo y que esta mujer iluminó su vida", escribió su biógrafa en The Daily Telegraph en el décimo aniversario de su matrimonio.

La familia real británica en el 60 aniversario de entronización de Isabel II de Inglaterra.
La familia real británica en el 60 aniversario de entronización de Isabel II de Inglaterra.GTRESONLINE

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50