Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La razón por la que los mensajes de La Manada no han sido aceptados como prueba en el juicio

Pero sí se ha incluido en el sumario una foto del instagram de la víctima

juicio la manada

¿Por qué no se han aceptado como pruebas en el juicio del caso de La Manada los mensajes que se enviaron en el grupo de WhatsApp los cinco presuntos violadores comentando la jugada? Esta es una de las cuestiones que han indignado a la opinión pública, sobre todo si se tiene en cuenta que sí se han incluido en el sumario imágenes del Instagram de la víctima.

La admisión de la fotografía aparentemente perjudica a la víctima, y el rechazo de los mensajes aparentemente beneficia a los acusados. ¿Por qué Instagram sí y WhatsApp no? La respuesta —por injusto que pueda parecer y por más que nos haga sentirnos impotentes— tiene una explicación tecnológica además de la valoración del juez.

Lo explica Javier Rubio, perito informático del Colegio de Ingenieros Informáticos de Madrid, quien hace dos años demostró que los mensajes de WhatsApp se pueden manipular sin dejar rastro. La clave está en las diferencias técnicas que existen entre las dos redes.

"Al margen de la polémica generada, e independientemente de la inmensa gravedad de los delitos juzgados y del valor final que el Tribunal otorgue a las pruebas", explica Rubio, "los mensajes de WhatsApp constituyen una prueba mucho más sensible y presentan posibilidades de manipulación muy elevadas".

Cómo se consigue alterar un mensaje enviado por WhatsApp

"Alterando directamente la base de datos en la que se almacenan", tal y como se aprecia en la siguiente prueba. A la izquierda, el mensaje enviado desde un smartphone Wiko Goa y, a la derecha, el mensaje recibido en un Samsung Galaxy S6. Como se puede ver, no es el mismo mensaje que se envió.

modificar un mensaje de whatsapp

“Los mensajes alterados pueden pasar perfectamente por auténticos y ni siquiera un examen forense realizado por un perito informático podría certificar que no han sufrido manipulación”, asegura el ingeniero.

A diferencia de lo que ocurre con WhatsApp, "la fotografía de Instagram no ha podido ser falseada con anterioridad a su subida a la red, ya que fue publicada por la víctima o por alguien de su entorno", ni tampoco puede ser manipulada posteriormente, "porque para eso habría que hackear los servidores de una red social de la envergadura de Instagram".

 Además, "WhatsApp no almacena copias de los mensajes intercambiados, cosa que sí ocurre con Instagram". De ahí que "solo se disponga de las copias almacenadas en los terminales". Desde un punto de vista estrictamente técnico —sin entrar en el fondo de las pruebas— este experto concluye que "la fotografía tiene un peso mucho más elevado que los mensajes".

Pero en otros juicios sí se han aceptado...

Entonces, ¿cómo es posible que sí se hayan admitido en juicios previos y hayan sido incluso determinantespara dictar la sentencia como en la 4/2014 de la Audiencia Provincial de Alicante, de 9 de enero, y sirvieron para condenar a la demandada por impago.

"No hay normativa específica al respecto", explica Marian Rojo, abogada de Legalitas especializada en nuevas tecnologías: "Estas comunicaciones son consideradas pruebas informáticas al igual que los correos electrónicos o los mensajes por otras redes".

Todo depende del ámbito legal en el que nos encontremos. "En juicios laborales, por ejemplo, se aplica el indubio pro operario, que quiere decir que se llevará a cabo la interpretación de ley más favorable para el trabajador. Por eso, en estos casos, los mensajes de WhatsApp tienden a admitirse con más frecuencia".

Quizá el hecho de haber rechazado los mensajes anteriores a aquella noche sea una buena estrategia, pues de los contrario, La Manada podría haber denunciado indefensión ante el Tribunal Supremo

No ocurre igual en los juicios penales, como el de La Manada, "donde la interpretación de la ley que prevalece es la que sea más favorable al imputado". Además, cuando se incluyen en el sumario, "los mensajes de WhatsApp no entran como pruebas, sino como indicios, y por tanto su peso en la sentencia "depende de otras evidencias y de la valoración del juez", aclara esta experta, que concluye que "para decidir si un mensaje es admisible se deberá levantar un acta notarial".

Recientemente el Tribunal Supremo sentó jurisprudencia sobre la validez de los mensajes en redes sociales que deben ser tratados, dice, con mucha precaución precisamente porque pueden ser alterados: "La Sala quiere puntualizar una idea básica. Y es que la prueba de una comunicación bidireccional mediante cualquiera de los múltiples sistemas de mensajería instantánea debe ser abordada con todas las cautelas. La posibilidad de una manipulación de los archivos digitales mediante los que se materializa ese intercambio de ideas, forma parte de la realidad de las cosas".

El juez del caso de La Manada no admitió como pruebas los mensajes de WhatsApp de los acusados en los días anteriores, pues se ha querido centrar en los hechos sucedidos en la noche del 6 al 7 de julio de 2016. "La razón que da el juez es independiente del hecho de que los WhatsApp puedan representar una prueba vulnerable per se", explica Rojo. La Constitución (artículo 24) y la Ley de Enjuiciamiento Criminal (y también la jurisprudencia) protegen una serie de garantías procesales que aplican a todos los juicios y casos: "La prueba tiene que ser pertinente y propuesta en tiempo y forma, porque si no genera indefensión".

Por eso, quizá el hecho de haber rechazado los mensajes anteriores a aquella noche sea una buena estrategia, pues de los contrario, La Manada podría haber denunciado indefensión ante el Tribunal Supremo.

¿Está haciendo algo WhatsApp para mejorar su vulnerabilidad?

Ahora mismo, WhatsApp está más centrada en el espionaje de los mensajes que en el tema de que puedan ser manipulados, cuenta Javier Rubio: "Han implementado un cifrado de extremo a extremo, para que si alguien espía nuestra conversación, no sepa sobre qué estamos hablando".

"El problema", añade, "es que una vez que los mensajes se han enviado, y subsecuentemente recibido en el otro terminal, se almacenan en una base de datos no cifrada que es muy fácil de manipular".

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información