¿Se le cae el pelo? No le eche la culpa al otoño

El secreto para lucir 'pelazo' es tan sencillo como cuidar la alimentación

La caída estacional no existe como tal. La temperatura, el viento, la humedad relativa o las horas de sol no influyen en que recoja más o menos mechones de su almohada o del desagüe de la ducha: cada cabello que puebla su cabeza tiene un ciclo de vida de entre dos y seis años y hoy mismo, o un día cualquiera, el 85%-90% de ellos están creciendo, mientras el otro 10% o 15% están en fase telógena en la que esperan, pacientemente, entre dos a seis meses para lanzarse al vacío.

Si la cantidad que barre a diario crece en estos días —o meses—, usted podría pertenecer al grupo de humanos en quienes coincide que, estadísticamente, en esta época del año les toca la fase de renovación de una mayor proporción de pelo. Tan sencillo como eso.

Lo confirman dos estudios: uno, sueco, publicado en Journal of Dermatology, que constató, tras estudiar a más de 800 mujeres sanas durante seis años, que se les caía más en otoño. Y otro, del departamento de Dermatología de la Universidad del Hospital de Zúrich, de 2009, que confirmó que hay un pico de personas con esta fase telógena en verano (que recordamos, acaba a finales de octubre). Así podría explicarse que ahora, muchas se quejen.

Lo que también es cierto es que el cabello es lo primero que sufre cuando hay un desequilibrio de nutrientes. Y si se ha pegado un verano de los de órdago dándole al cóctel, a las noches locas o a las comilonas y pasteles, que no le sorprenda... No necesitamos el pelo para sobrevivir, por lo que si el cuerpo tiene que elegir, la melena será la primera en caer…

Cómo evitar la pérdida del cabello comiendo

El folículo volverá a generar un nuevo cabello, se rinda a tratamientos capilares o no. Desde Medical Hair recomiendan vigilar los siguientes nutrientes:

- Vitamina B12: Carnes rojas y lácteos. Favorece la división celular y, por tanto, la renovación.

- Biotina: Legumbres y semillas. Mantiene el pelo fuerte y revitalizado.

- Acido fólico: Aguacate y cítricos. Combaten la sequedad.

- Cistina: Carne y huevos. Impiden la rotura del cabello, aportando densidad.

- Metionina: Lácteos. Mejora la fuerza del pelo.

- Cobre y zinc: Mariscos. Equilibran los niveles hormonales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS