_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

En contra

Me he convertido en una independentista de mí misma. Qué pena

La jueza Carmen Lamela a las puertas de la Audiencia Nacional.
La jueza Carmen Lamela a las puertas de la Audiencia Nacional.Jaime Villanueva

¿Es posible estar en contra de todo? Desde que comenzó la crisis catalana experimento una sensación nueva, algo sorprendente a mi edad. Hace muchas semanas que no estoy de acuerdo con nadie. Salvo en algunos momentos, en aspectos concretos, y con un líder al que no puedo votar —Miquel Iceta—, no me identifico con ninguno de los actores políticos de la situación actual. Por primera vez en mi vida soy equidistante, por desgracia para mal, pero en los últimos días mi ánimo ha empeorado. En este momento estoy en contra de todo, de todos, por eso sé que es posible. Nunca he apoyado a los independentistas y no voy a hacerlo ahora. Tampoco puedo apoyar, y nunca lo haré, la actuación de la juez Lamela. La circense fuga de Puigdemont me parece, ante todo, un vergonzoso acto de cobardía. El abandono de los suyos, tanta gente esperanzada, ilusionada con un bello anuncio publicitario sin base real, llegó a conmoverme, pero nada más. Estoy muy lejos de los hippies posmodernos que predican la paz, hacer el amor y no la guerra, como si se pudiera proclamar la independencia en un territorio alegremente y confiar en que no haya consecuencias. Los independentistas no son unos indocumentados. Cabe suponer que sabían lo que estaban haciendo y la factura que iban a pagar por ello. Pero también cabía suponer que los jueces serían capaces de ver más allá de sus narices, y no lo han hecho. En la medida en que un magistrado puede interpretar la ley y escoger entre diversas maneras de aplicarla, creo que los ciudadanos teníamos derecho a esperar que la justicia cooperara con los intereses de la convivencia y el bien común, en lugar de contribuir a deteriorarlos. Y así, contra unos y otros, me he convertido en una independentista de mí misma. Qué pena.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Almudena Grandes
Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_