Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una campaña muestra cómo la gente 'salvaría' antes su hamburguesa que a un chico que sufre acoso

Burger King y la Fundación ANAR se unen para concienciar sobre el 'bullying' con un experimento en uno de sus restaurantes

Escena de la campaña de Burger King, denominada 'Bullying Jr'.

¿Quién crees que se quejaría antes, una persona a la que le han destrozado su hamburguesa o una que está presenciando cómo insultan y vejan a un niño delante de sus narices? Esta es la pregunta que ha querido hacer la cadena de comida rápida Burger King. Y la respuesta no es la que usted cree. Con esta idea en la cabeza, Burger King ha lanzado junto a la Fundación ANAR estos días una campaña, denominada Bullying Junior [combinación de acoso escolar y su hamburguesa Whopper Jr], con la que pretende visualizar una problemática tan común y horrible como es el acoso escolar que sufren millones de personas en el mundo.

La iniciativa coincide con la celebración este mes de la concienciación sobre el bullying. Exactamente, dos de cada 10 alumnos sufre acoso escolar en el mundo, según datos de Naciones Unidas. Cabe recordar, que los datos de esta lacra en nuestro país tampoco se quedan atrás, uno de cada cuatro alumnos la sufre con frecuencia en su centro escolar. Y además, es un problema que crece cada año en torno a una misma pauta de comportamiento: la falta de respeto. Parece difícil educar a nuestros hijos en valores cuando en la televisión, en la radio, en las redes sociales se representa el insulto y la rabia como algo normal. El acoso escolar o bullying que puede a llevar, en casos extremos, a la muerte del menor, debe ser erradicado. Uno de los casos recientes más llamativos sucedió en Reino Unido cuando un pequeño de 12 años se quitó la vida, supuestamente, tras ser vejado por sus compañeros por ser vegano. Al pequeño le lanzaban carne en el comedor escolar. Falleció el pasado enero.

ANAR, asociación que ayuda a niños y adolescentes en riesgo, dispone del teléfono 900 20 20 10, "número al que los estudiantes pueden llamar con toda la libertad y en el que se aconseja a las víctimas que den a conocer su situación a la familia y al entorno de amigos para que le puedan ayudar", según explican en su web. En el año 2015, su último informe, esta organización atendió 369.969 peticiones de ayuda en toda España, de las que 25.000 referían a algún tipo de violencia escolar. Estos casos crecieron un 75% con respecto al año anterior.

La campaña de Burger King y la Fundación ANAR consiste en un vídeo –sobre estas líneas– con una duración de tres minutos y pretender concienciar sobre este problema. Tras conocer a distintos niños que han sufrido acoso, la primera escena comienza en un restaurante de Burger King donde unos actores, chavales, interpretan una escena en la que insultan, estropean la comida y empujan a un niño. Mientras, los comensales, que no son actores, comen sus hamburguesas. Nadie se levanta. En la siguiente escena que nos muestra la cadena de comida rápida, se ve como un trabajador destroza una hamburguesa y la vuelve a envolver en su papel. Y la sirve a los comensales.

Tras unos minutos, los distintos clientes, que se dan cuenta de que su comida está aplastada, se van acercando al mostrador para increpar al camarero. Mientras, los niños siguen acosando al pequeño. Hay que decir, que también alguna persona se acerca a ayudarle. Mientras, clientes tras cliente siguen quejándose del mal estado de su hamburguesa.

Los resultados son claros, tras el experimento, un 12% de los clientes se acercó a ayudar al pequeño y un 95% de los que entraron en el restaurante se quejaron de que su comida estaba en malas condiciones. ¿Qué hubieras hecho?

La campaña se puso en marcha el pasado viernes 20 de octubre y según sus impulsores, será dinamizada durante las próximas semanas en los perfiles de redes sociales de ambas organizaciones, y difundida en sus canales internos.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información