Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

África regala magia y tecnología a Madrid

El festival Grigri Pixel atrae talleres, charlas... Y a los inventores africanos más entusiastas. Están trabajando en un misterioso elemento mobiliario que presentan este sábado en una fiesta en el barrio de Arganzuela

Estos son los cinco innovadores africanos participantes en Grigri Pixel 2017: Bay Dam de VX Lab (Dakar, Senegal), Ismael Essome de Madiba & Nature (Kribi, Camerún), Mané Toure Ndèye de Côté Jardin (Dakar, Senegal), Aderemi Adegbite de ICAF (Lagos, Nigeria) y Afate Gnikou Kodjo de Woora Make (Lomé, Togo). Ver fotogalería
Estos son los cinco innovadores africanos participantes en Grigri Pixel 2017: Bay Dam de VX Lab (Dakar, Senegal), Ismael Essome de Madiba & Nature (Kribi, Camerún), Mané Toure Ndèye de Côté Jardin (Dakar, Senegal), Aderemi Adegbite de ICAF (Lagos, Nigeria) y Afate Gnikou Kodjo de Woora Make (Lomé, Togo).

El imaginario occidental está cargado de estereotipos sobre África. Seguramente, muchos visualizarán a los hechiceros como hombres enjutos y ancianos, ocultos detrás de máscaras fantásticas y lanzando sortilegios en torno a un puchero humeante. Pero no es así. Los magos africanos de este siglo XXI son jóvenes, visten vaqueros y zapatillas deportivas, algunos fuman, o lucen rastas o camisa y corbata. Han estudiado ingenierías o disciplinas artísticas y son emprendedores. Tienen ideas y talento. Y existen. De hecho, cinco de ellos se encuentran en Madrid, invitados por el festival Grigri Pixel, que este año celebra su segunda edición. Se trata de un programa de residencias de artistas, encuentros y talleres que gira en torno a la fabricación de objetos mágicos en espacios urbanos.

"Se trata de conectar iniciativas ciudadanas del continente africano con espacios de autoorganización vecinal de Madrid con un objetivo claro: la fabricación del grigri", explica la comisaria del proyecto, Susana Moliner. Un grigri es un amuleto protector que normalmente lleva consigo una persona. "Nos pareció un concepto muy acertado porque es una intervención de los espacios públicos para protegerlos y reencantarlos y, al mismo tiempo, da una segunda vida a los objetos reparando, reciclando y recuperando", abunda Moliner.

Con esta idea en mente, han llegado a Madrid cuatro hombres y una mujer, casi todos en la veintena, de países muy diversos. Ellos son Aderemi Adegbite de ICAF (Lagos, Nigeria), Ismael Essome Ebone de Madiba & Nature (Kribi, Camerún), Afate Gnikou Kodjo de Woora Make (Lomé, Togo), Mané Toure Ndèye de Côté Jardin y Bay Dam de VX Lab, ambos de Dakar, Senegal.

El reto de estos cinco inventores africanos es crear un objeto de mobiliario urbano a partir de prácticas y estrategias colaborativas, artísticas y de fabricación digital. Desde el 2 de octubre han trabajado mañana y tarde en las instalaciones de Medialab Prado con grupos de voluntarios. Y allí están cortando maderos, soldando, diseñando planos en 3D y manejando varios ordenadores a la vez tan solo un par de días antes de la puesta de largo de su grigri, su invención, que será el sábado 14 de octubre en una gran fiesta en el antiguo mercado de frutas de Legazpi. Aquí se encuentra la sede del Espacio Vecinal Arganzuela (EVA), elegido para beneficiarse de esta iniciativa. 

El objeto debe responder a las necesidades planteadas por los vecinos de EVA. "Lo mismo que cuando en cooperación vas a una comunidad a preguntar qué hace falta", resume la comisaria. "Hemos hecho lo mismo preguntando cuáles son las amenazas, las fortalezas, etc.". Por eso, cuando los jóvenes inventores llegaron a Madrid el día 2, no sabían qué iba a salir de sus mentes y de sus manos durante las dos siguientes semanas de trabajo. Tormenta de ideas mediante, cada uno de los participantes se encargó de una parte aportando sus conocimientos y experiencia, y el grigri ha ido tomando forma. No se puede contar qué es, pues debe permanecer en secreto hasta el sábado 14. Pero ofrecen pistas.

Pista 1: Va de comida

"Como el espacio de EVA se encuentra en un antiguo mercado de frutas, nos pareció seductor trabajar el tema de la alimentación en la ciudad como manera de generar comunidad. ¿Qué mejor que fomentar el diálogo en torno a una mesa?", cuenta la comisaria. De alimentación sabe mucho la senegalesa Mané Toure Ndèye. Apenada por el desperdicio de comida en su ciudad, sobre todo de fruta, quiso hacer algo al respecto y creó Côté Jardin, un espacio donde se ofrecen zumos y batidos. También ofrece talleres de cocina que buscan recuperar recetas tradicionales, pues están cayendo en el olvido desde el auge de los alimentos procesados. Mané dinamizará el banquete que se ofrecerá en el evento del sábado con Cocinar Madrid, un colectivo que pasea su cocina móvil por varios mercados madrileños para recoger y compartir platos y recetas tradicionales. "Ahora estamos pensando cuáles son los platos que interesarán, que además deben ser simples para que la gente los pueda hacer en casa", comenta. Mané y Cocinar Madrid prepararán este cóctel durante el curso Cocina tu grigri, el sábado 14 por la tarde, que invita a recuperar "la memoria y la magia de los objetos de la cocina".

Pista 2: Se puede transportar

Será una especie de banquete móvil, "un objeto que va a ir por el barrio para dinamizar comidas colectivas", en palabras de Moliner. La elección obedece al deseo de los miembros de EVA: que no sea algo que se quede entre ellos. "Muchas veces los espacios autogestionados son muy auto referenciales y se preguntan cómo llegar a otros colectivos: inmigrantes, señoras mayores…".

Mané adelanta otras claves: "El carrito tiene integrado un huerto y placas solares". El togolés Afate Gnikou está a cargo de la parte constructiva. "Estamos cortando un tubo y tenemos distintas piezas que ahora debemos soldar. La parte interna es de hierro, y la exterior de madera. Gnikou sabe qué se trae entre manos, pues la suya es una auténtica mente privilegiada. Es geógrafo y un hombre al que le gusta entender cómo funcionan las máquinas. Un día llegó a sus manos una impresora 3D y quiso saber cómo funcionaba y si se podía replicar. Y pudo: buscó las piezas que necesitaba en los basureros electrónicos que hay en su país y creó la primera impresora 3D hecha en África, toda con material reciclado de ordenadores, escáneres y otros cacharros. Su trabajo le ha sido reconocido con el premio a la mejor innovación del encuentro internacional de FabLabs de 2014 en Barcelona. Hoy lidera Woora Make, una estructura que da apoyo a programas relacionados con la educación, la salud y la industria, y también acaba de abrir un espacio libre y gratuito para otros inventores de Togo.

Pista 3: Reciclaje y sostenibilidad

"El grigri va a ser autónomo, va a generar la energía que consuma a través de las placas solares que están construyendo", señala Afaté, muy interesado en esta tecnología que acaba de aprender. Y también reciclará. Quien más sabe del asunto es Ismael Essome. Es ingeniero medioambiental de Yaundé, la capital camerunesa, pero vive en Kribi, un parque natural donde está desarrollando la gran idea que tuvo un día que paseaba y sufría por toda la basura que hay en su país. Ismael recoge objetos de plástico como botellas y construye canoas que flotan y sofás donde uno se puede sentar cómodamente. Madiba & Nature es su startup y con ella lleva un proyecto de turismo basado en prácticas ecológicas. "Está desarrollando un módulo que tendrá un jardín vertical y dos recipientes para basura separados: uno para plástico y otro para residuos orgánicos. El de plástico tendrá un sistema autónomo de reciclaje de residuos. Los plásticos van a pasar por aquí —señala un dibujo de un plano— y se desintegrarán en muchos trozos", vaticina.

Pista 4: Un salón para compartir

Aderemi Adegbite, nigeriano, representa la parte artística. "Era muy importante tener toda una reflexión sobre el relato y la narrativa, lo que queremos contar con esto", describe Susana Moliner. Él es el responsable del Iwaya Community Art Festival (ICAF Lagos). Realiza prácticas artísticas en espacios abandonados de Lagos, a las que invita a artistas nigerianos y de otros lugares de África. En Madrid, está inmerso en un trabajo bien abstracto. "La idea es crear una especie de sala de estar móvil, y que sea donde se ponga en funcionamiento el grigri. Estamos pidiendo a la gente que venga a este evento y traiga un objeto de su propia casa para crear una especie de salón holístico, comunitario. No es mío ni tuyo, sino nuestro". Y Moliner abunda: "Se encargará de la presentación para el sábado, pero también de cómo el uso del grigri pueda conectar a la vecindad, porque la idea es que se siga usando, que no sea un muerto".

Pista 5: Videomapping

El videomapping o mapeo de vídeo es una tecnología multimedia que permite proyectar sobre volúmenes usando un proyector de vídeo y así recrear imágenes en estructuras tridimensionales usando un software especializado. "El problema es que tiene unos precios prohibitivos", apunta Moliner. El colectivo AVFloss, que trabaja en contenidos audiovisuales con licencia libre, buscaba un software libre y dieron con Map Map, el que ha desarrollado Bay Dam. Y ahora están preparando una representación para la fiesta del sábado. "Haremos una proyección en el mercado que unirá realidades y dimensiones", cuenta el senegalés. "Conectará el pasado, el presente y un futuro que nos gustaría para este lugar" dice, enigmático. Bay Dam es fundador del VX Lab, un laboratorio dedicado a la investigación y experimentación en artes digitales, y está involucrado activamente en la creación y desarrollo de software de código abierto.

Y todo esto, ¿para qué?

La fabricación de un objeto para los vecinos de Arganzuela es solo el pretexto. Hay una causa mayor detrás de Grigri Pixel: la creación de redes entre comunidades. "No solo con EVA, también tenemos una treintena de colaboradores y queremos que se conozcan", relata Moliner. También hay un componente de destrucción de estereotipos: dar la vuelta al sentido de hacer cooperación. Se suele pensar en ella de norte al sur o del sur al sur, pero en este caso se trata de unas personas de África que tienen unos saberes importantes y los transmiten aquí, en el norte. "También es importante dar otra imagen a los africanos inmigrantes en España, decirles que hay cosas muy buenas en sus países de origen, porque no siempre las tienen en cuenta cuando están aquí", puntualiza Moliner. "En definitiva, hay una parte material y concreta pero también es un proyecto con una apuesta política y filosófica importante: sin ellos no somos nada y necesitamos encontrarnos".

En cuanto a los cinco innovadores, todos coinciden en el valor del intercambio de conocimientos, en los aprendizajes que se llevan a casa. Afaté, por ejemplo, ha aprendido a fabricar placas solares caseras. Mané cuenta que se le abre un mundo de posibilidades tras haber conocido las cocinas móviles de Cocinar Madrid y le gustaría replicarlas en Dakar. Para Aderemi, trabajar en grupo es toda una experiencia. "Los artistas somos unos obsesos del control, pero esto no va de tu idea, tienes que trabajar con cinco personas y no puedes cerrar tu mente. Es una nueva forma de trabajar y estoy aprendiendo mucho. Me gusta".

Todo sobre Grigri (y su futuro)

  • La fiesta de la presentación final del grigri tendrá lugar el sábado 14 de octubre a las siete de la tarde en el Espacio Vecinal Arganzuela (Plaza de Legazpi, 7) de Madrid. También se proyectará una sesión de mapeo de vídeo y habrá una pichada de música electrónica africaa a cargo del artista Moko Kiatu.
  • Grigri Pixel continuará en noviembre de 2017 en Barcelona, donde se realizará un taller de producción en colaboración con HANGAR y la Taula Eix Pere IV, ambas entidades situadas en el barrio del Poblenou, con la colaboración de dos makers provenientes del continente africano: Modou Ngom (Senegal) y Zineb El Fasiki (Marruecos).
  • La iniciativa se enmarca en el programa de ACERCA: Programa de Capacitación para el Desarrollo en el Sector Cultural de la Cooperación Española y el diseño y dinamización del taller ha corrido a cargo de la oficina de arquitectura especializada en procesos de diseño colectivo Enorme Studio (Madrid); el ingeniero electrónico y profesor en la Universidad Politécnica de Madrid  Yago Torroja, y Blanca Callén, que es investigadora y profesora en el centro universitario de diseño BAU.

 Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información