Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ciudades verdes

Essen, Capital Verde 2017

La ciudad alemana de Essen ha obtenido el título otorgado por la Comisión Europea del Medio Ambiente

Vista de Kettwig, ciudad adherida a Essen en 1975. Ampliar foto
Vista de Kettwig, ciudad adherida a Essen en 1975.

Como cada año desde 2010, la Comisión Europea otorga el galardón de ‘Ciudad Verde’ a las ciudades que mejor se ocupan del medioambiente y del entorno vital de sus habitantes.

De esta manera, este reconocimiento promueve y recompensa los esfuerzos conjuntos de las autoridades locales para estimular y tomar acciones que fomenten un cambio medioambiental a nivel metropolitano.

Este año, Essen ha sido la ciudad que ha tomado el relevo de la eslovena Liubliana, obteniendo el título de Capital Verde 2017 por ser una ciudad que ha llevado a cabo un proceso totalmente transformador; la ciudad -antes considerada un foco minero contaminado- ha logrado convertirse en todo un referente de ciudad sostenible.

Situada en Renania del Norte-Westfalia, al igual que Bonn, Essen es la novena ciudad más grande de Alemania. Tiene una población aproximada de 574.000 habitantes y una densidad de población que cada vez es más mayor. Desde principios del siglo XIX, su historia industrial estuvo estrechamente ligada a la minería de carbón y del acero, pero en 1986, se clausuró la última mina de carbón de la zona. Desde entonces, la ciudad ha logrado reinventarse y conseguir visualizarse como un próspero centro financiero y de servicios.

En sus planes de respeto del entorno natural y diversidad, Essen ha construido corredores verdes que engloban el ambicioso proyecto de recuperación ambiental del río Emscher. Además, se ha diseñado el cinturón de Krupp, que es precisamente donde se ubicaba la antigua fundición de acero de la ciudad – que llevaba el mismo nombre que su fundador Krupp-, donde se ha construido una extensa área verde.

Ha sido inevitable combinar medidas a escala nacional, estatal y local con las que se ha logrado reducir el uso de combustibles fósiles, además de extender el uso de la calefacción centralizada y las energías renovables. Estas medidas entran dentro de los planes para reducir un 40% las emisiones de CO2 para el 2020.

No solo entre los planes metropolitanos está la ecologización de la urbe sino también la promoción de consumir electricidad limpia certificada. Desde el 2012, a través de una agencia climática municipal, se asesora a todos los actores relevantes sobre buenas prácticas eco-inteligentes.

Además, según una entrevista a Thomas Kufen, alcalde de Essen, el papel de los ciudadanos ha sido vital para la transformación de la urbe. Tal como asegura, actualmente se están financiando más de doscientos proyectos fruto de la iniciativa ciudadana. Asimismo, existe un ambiente ejemplar de cooperación entre voluntarios, pequeñas empresas de jardinería, jardineros de comunidades, paisajistas, la asociación de agricultores y otros muchos agentes locales, lo cual favorece que la ciudad se enriquezca socialmente.

Hasta la fecha, ya son nueve ciudades europeas las que han recibido el título de Capital Verde desde su creación en 2010, entre las que se encuentra Vitoria-Gasteiz en 2012. Estas son las ciudades ganadoras por el momento:

¿Será una de nuestras ciudades la próxima ganadora? ¿Qué medidas se están implementando en cada una de vuestras ciudades para favorecer el medioambiente y el entorno vital de los habitantes?

Más información