Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

África estudia el perfil del turista chino

La salida de 135 millones de viajeros asiáticos por el mundo en 2016 supone una oportunidad de crecimiento económico y desarrollo para el continente

Un turista asiático fotografía la iglesia de San Jorge excavada bajo la tierra en el siglo XII, en Lalibela, Etiopía.
Un turista asiático fotografía la iglesia de San Jorge excavada bajo la tierra en el siglo XII, en Lalibela, Etiopía.

El aeropuerto de Addis Abeba recibe al visitante con una importante obra de expansión a su derecha. Sobre los andamios, en un gigante cartel en el que se da la bienvenida en inglés a Etiopía, aparecen en una foto un empleado asiático y otra africana con sus monos de trabajo y un casco celeste. Unas grafías chinas terminan de adornar el anuncio, flanqueado por otras dos pancartas en chino. Más allá de las fuertes inversiones del país asiático en el continente que abren el debate de un nuevo colonialismo, o la falta de formación y contrataciones al personal local para realizar las infraestructuras de capital chino en África, los mandatarios de sus estados esperan conquistar a los turistas del superpoblado país. Cerca de 135 millones de chinos salieron de viaje en 2016, 125 millones más que en el año 2000, y generaron 247 mil millones de euros en el sector, según recoge la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Los países africanos entienden estas cifras como una oportunidad incomparable de atraer turistas hacia las bondades de sus tierras y generar así empleo y desarrollo. Y en un intento por optimizar las demandas de los asiáticos y compaginarlas con las ofertas del continente, esta primavera se celebró en Addis Abeba un Encuentro de Alto Nivel sobre Turismo Chino en África, organizado por la OMT con la presencia de 21 ministros del ramo y decenas de expertos en la materia. Procedentes de Asia y el Pacífico, visitaron África 2,3 millones de personas en 2015, un 4% del total del turismo en continente, que recibe un 5% del turismo internacional, recoge la OMT.

Así, los desafíos, como se vieron también en la 59ª Comisión por África, convocada en la misma ocasión, son aplicar criterios de sostenibilidad a las iniciativas turísticas, y avanzar en cuestiones de visados, ofertas de paquetes multidestino entre países, conexiones aéreas o atención en su idioma. Este 12 de septiembre se celebrará la 60ª Comisión por África, precisamente en la ciudad china de Chengdu, en el marco de la 22ª reunión de la Asamblea General de la entidad, donde se debatirán y evaluarán las medidas adoptadas en la reunión de Addis Abeba.

Imagen de una pancarta en chino y en inglés de la ampliación del aeropuerto de Addis Abeba.
Imagen de una pancarta en chino y en inglés de la ampliación del aeropuerto de Addis Abeba.

"Los chinos tienen tiempo y dinero para viajar. El problema es el idioma. Cada destino debe tener un guía local. África es un continente muy rico, y podría recibir millones de visitantes cuando comienza la temporada de vacaciones en China", apuntó durante una sesión Bai Xue, directivo de la empresa Beijing Global Tour International Travel Service. Y en esta búsqueda de satisfacer al visitante asiático, una de las preguntas clave apunta a ser: qué puede diferenciar al turista chino en África de los de otras procedencias. A grandes rasgos, los elementos comunes son el afán de vivir una experiencia diferente, de conocer realidades históricas y culturales distintas o ver animales salvajes o paisajes únicos. Pero también hay algunos elementos que pueden satisfacer más al turista chino que eligiera visitar África, aun teniendo Tailandia, Corea, Japón o Estados Unidos como los cuatro primero territorios de preferencia.

"Los chinos buscan tener una experiencia que no se haya tenido antes, como cualquiera", dice un consultor pekinés

El consultor Stephen Richer, presente en la jornada, enumera algunas de retahíla después de haber estudiado este perfil de viajero en Estados Unidos en un plan llamado China Ready Program. "Hay que hacerles sentir cómodos; hablar en su idioma; que haya comida china disponible, por ejemplo para desayunar al menos unos kangis; té caliente en las habitaciones, y dos camas en lugar de camas dobles", apunta a modo introductorio Richer, que es presidente de American Rainbow Tours International. Comenta que valoran también la información disponible en Internet y las recomendaciones y folletos de las agencias de viaje. "Otra de las tendencias más usuales de los turistas chinos es su gusto por las compras, normalmente prefieren las cosas de marca, aunque en el caso de África podrían enfocarse en la venta de antigüedades, que también les atraen", añade el consultor.

Una china se toma una foto en los alrededores del Castillo de Gondar, en Etiopía. ampliar foto
Una china se toma una foto en los alrededores del Castillo de Gondar, en Etiopía.

Coincide en este afán por las compras el vicepresidente de la consultora Ivy Alliance Tourism, David Tang, que añade que los chinos podrían comprar en los países africanos objetos hechos a mano, productos naturales como la miel o visitar los mercados locales. "Buscan tener una experiencia que no se haya tenido antes, como cualquiera", matiza el consultor pekinés, que durante su sesión presentó a los dirigentes africanos aplicaciones de móvil usadas por los chinos durante sus estancias turísticas. Entre ellas, Wechat, que es similar al Whatsapp, Weibo, como Twitter, y; sobre todo, para las compras, Alipay, que es una aplicación para pagar sin dinero en efectivo y que además reconoce tus gustos y tus preferencias para recomendar lugares o marcas. Una herramienta no obstante alejada de la posibilidad de uso en África, donde la penetración a Internet alcanza un 28,3% de la población, según Internet World Stats. "Entiendo que es una sugerencia a medio plazo, pero podrá llegar", asume Tang.

"No sabemos mucho sobre África, lo vemos como un solo país, como una gran familia", reconoce un directivo chino

El perfil del turista chino es una persona conectada a las redes, con ingresos, educación universitaria y proveniente de zonas urbanas. Alrededor del 60% es joven, pero los nacidos entre la década de los 40 y 50 también conforman un importante segmento, según la OMT, que añade que el 70% de ellos tiende a viajar en familia o con amigos. Tang describe incluso los perfiles de turistas chinos dependiendo de la zona del país. "Los de la costa Este tienen los mayores ingresos, se ha conformado una importante clase media que puede viajar con facilidad y supone el 60% del turismo emitido. En el centro hay 17 provincias menos desarrolladas pero que tienen un potencial medio, y la población del interior será probablemente la que menos posibilidades tenga de viajar", describe Tang.

Etiopía, que ocupa la posición 174 de 187 en el Índice de Desarrollo Humano mundial, ha empezado con la tarea convencida de que el turismo puede generar desarrollo en el país, siempre con la premisa de la inmensurable sostenibilidad sobrevolando cualquier acción. La mayoría de universidades públicas y privadas ofrecen la oportunidad de aprender mandarín en sus clases, según aseguró la ministra de Turismo del país, Hirut Woldemariam, en el encuentro, que añadió que hay 28 vuelos que conectan China con Etiopía por semana. Les queda también marcar las peculiaridades y ofertas dentro de cada país. En China, como en otras zonas del mundo, no se entiende África como más de 50 estados independientes, sino como un todo estereotipado. "No sabemos mucho sobre África, lo vemos como un solo país, como una gran familia", reconoce Bai Xue.  


Puedes seguir PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información