Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La esfera de Dyson

Para aprovechar al máximo la energía de su estrella, una civilización avanzada podría construir una gigantesca “cáscara” a su alrededor

Star Trek (1966).
Star Trek (1966).

Las experiencias de Apolo y Diana, nuestros gemelos de la semana pasada, son asimétricas, básicamente, porque es Diana la que acelera para abandonar su marco de referencia espaciotemporal (la Tierra) y luego decelera para volver a él.

La medida en que el tiempo se contrae para alguien que viaja a gran velocidad (a cualquier velocidad, en realidad, pero el efecto solo es significativo para velocidades próximas a la de la luz) viene dada por las fórmulas conocidas como “transformaciones de Lorentz”. El hecho de que la velocidad de la luz (normalmente representada por la letra c) sea insuperable, obligó a introducir una corrección en la fórmula de Galileo según la cual la velocidad resultante de dos movimientos combinados es la suma de ambas velocidades. Si camino a 5 km/h por el pasillo de un tren que va a 100 km/h, mi velocidad de avance con respecto a las vías inmóviles es de 105 km/h (si voy en el sentido de la marcha, obviamente, y 95 km/h si voy en sentido contrario). Pero esa suma no puede ser superior a c, por lo que Lorentz introdujo un factor de corrección que preserva ese límite. Si viajas a una velocidad v hacia un objeto que se acerca a una velocidad v´, la resultante no es v + v´, sino (v + v´)/1 + vv´/c2); si lo que se acerca es un pulso de luz, v´es c, y entonces (v + c)/(1 + vc/c2) = c.

La transformación de Lorentz afecta al tiempo según la fórmula (relacionada con la anterior) t´= t√(1 – v2/c2). En el caso de Diana, como viaja a una velocidad 0,8 c, v2/c2 = 0,64, de donde t´= 0,6 t. Si en la Tierra han pasado 10 años, para Diana solo habrán pasado 6. Por cierto, aunque Apolo y Diana son gemelos “lorentzianos”, ya que ilustran gráficamente las transformaciones de Lorentz, en realidad fue el físico francés Paul Langevin quien dio a la paradoja esta forma gemelar, por lo que en puridad el artículo anterior debería haberse titulado “Los gemelos de Langevin”.

En entregas anteriores (ver La paradoja de Fermi y La ecuación de Drake) hablábamos de las dificultades que entraña el contacto con posibles civilizaciones extraterrestres. Y las esferas de Dyson podrían constituir una dificultad añadida.

La idea pasó de la ciencia ficción a la física, y de la física nuevamente a la ciencia ficción

En 1960, Freeman Dyson sugirió la posibilidad de que algunas civilizaciones muy avanzadas encerraran su sistema planetario en una gigantesca “cáscara” para aprovechar al máximo la energía calórica y luminosa de su estrella. La idea había sido sugerida anteriormente por Olaf Stapledon en su novela Hacedor de estrellas: de la ciencia ficción pasó a la física, y de la física nuevamente a la ciencia ficción, como hemos podido ver en algunos episodios de la serie Star Trek o en X-Men.

Invito a mis sagaces lectoras/es a especular sobre una posible esfera de Dyson alrededor del Sol, de distintos tamaños y características (puede abarcar todo el sistema o solo una parte, ser compacta o fragmentaria…). Y, de paso, un pequeño (es un decir) “problema de Fermi” (ver capítulo homónimo): ¿de qué orden sería la masa de una esfera de Dyson “reducida” que solo englobara los planetas interiores del Sistema Solar?

Carlo Frabetti es escritor y matemático, miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York. Ha publicado más de 50 obras de divulgación científica para adultos, niños y jóvenes, entre ellos Maldita física, Malditas matemáticas o El gran juego. Fue guionista de La bola de cristal.

Más información