LA PUNTA DE LA LENGUA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El Reino desarticulado

El banco de datos académico muestra un uso abrumador del nombre de "Reino Unido" con artículo

Vista del reloj del Big Ben entre una bandera del Reino Unido.
Vista del reloj del Big Ben entre una bandera del Reino Unido.WILL OLIVER (EFE)

El Reino Unido suele aparecer ahora en la prensa sin artículo (“Reino Unido dice” o “atentado en Reino Unido”). Pero el banco de datos de la Academia permite ver el uso abrumador de las opciones “el Reino Unido”, “al Reino Unido” o “del Reino Unido”, frente al nombre sin artículo.

No obstante, esa partícula desaparece cuando se trata de una enumeración (“Grecia, Reino Unido, Suiza y Alemania forman parte de la EFTA”) o cuando se construye una aposición, generalmente entre paréntesis: “ocurrió en Manchester (Reino Unido)”.

Quizá la actual supresión del artículo se relaciona con el temor a caer en aquel galicismo de anteponerlo sin mucho criterio a cualquier nombre de país: “la Argelia”, por ejemplo.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El Libro de estilo de este periódico señala en su apartado 9.28: “Debe evitarse en EL PAÍS el uso de artículo antes del nombre propio de una nación, ya sea actual o histórico, excepto en los siguientes casos (si lo requiere la estructura de la frase): ‘la Unión Soviética’, ‘el Reino Unido’, ‘la India’, ‘los Países Bajos’ (aquí, con la concordancia en plural)”. Por ejemplo, rara vez se habrá escrito “es deseable que Unión Soviética emprenda sus reformas”.

Pero esa enumeración se ha quedado corta y antigua; y cabe actualizarla incluyendo “la República Checa” y casos similares, del mismo modo que decimos “la Unión Europea” o “el País Vasco".

Por su parte, la Nueva Gramática de la Academia también escribe “el Reino Unido”, y lo mismo hace el Diccionario panhispánico de dudas tanto en un ejemplo de la entrada con ese nombre como en el texto referido a Inglaterra.

En el Libro de estilo, el Reino Unido se menciona 36 veces con artículo. En otras 19 no ocurre así, pero porque se trata de las citadas enumeraciones y de aposiciones o referencias como “véase Reino Unido”.

Quizás ha inducido a confusión el hecho de que en la entrada con ese nombre no se incluya esta partícula. Eso se debe a que la denominación oficial no la lleva y a que la entrada en cuestión está concebida para aclarar que la denominación correcta es ésa y no “Gran Bretaña” o “Inglaterra” como se escribía antes en la prensa española sin discernir mucho.

¿Y qué ocurre con “los Estados Unidos” o “los Emiratos Árabes”? La Academia admite que se escriban con artículo o sin él. En su Gramática conviven por ejemplo “los Estados Unidos” y “Estados Unidos” sin artículo: “Es característico (…) también de Estados Unidos”, “los Estados Unidos adquirieron”…

Pero, como vemos ahí, si se emplea el artículo en plural, se debe usar el verbo en plural (obsérvese la diferencia entre “Mocedades actúa” y “los Rolling actúan”). Sin embargo, de ese modo puede quedar relegada la idea de unidad, de país homogéneo. “Los Estados Unidos deciden” puede no interpretarse igual que “Estados Unidos decide”.

Por todo ello, cabe defender el uso de artículo cuando este tipo de nombres se emplea en singular, y omitirlo en plural como sucede con los denominados pluralia tantum (“Buenos Aires está…” o “Canarias celebra…”). El artículo se puede suprimir, eso sí, cuando se produce una enumeración y cuando se cite un nombre oficial que no lo incluye (a diferencia de lo que sucede en el caso de El Salvador).

El Reino Unido se desarticulará algún día de la Unión Europea, pero pasará tiempo hasta que su articulación desaparezca de nuestros problemas. Gramaticales, por supuesto.

Sobre la firma

Álex Grijelmo

Subdirector de EL PAÍS y doctor en Periodismo. Presidió la agencia Efe entre 2004 y 2012, etapa en la que creó la Fundéu. Ha publicado una docena de libros sobre lenguaje y comunicación. En 2019 recibió el premio Castilla y León de Humanidades. Es miembro correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS