Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo que pensamos de la amnistía fiscal

El Tribunal Constitucional ha anulado la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno en 2012. Recuperamos los editoriales y artículos de opinión publicados en EL PAÍS al respecto

Cristóbal Montoro durante el debate de los Presupuestos.

Editorial | Amnistía discutida (06 ABR 2012)

El desequilibrio del formato de la amnistía fiscal contrariará a la mayoría de los ciudadanos fiscalmente responsables, a quienes simultáneamente se les aumentan los impuestos (IRPF). Es un incentivo a la desafección fiscal, porque premia en exceso el retorno (limitado) del hijo pródigo a costa del cumplidor.

Editorial | Plan con escotilla (14 ABR 2012)

El combate decidido contra el fraude no puede dejar una escotilla como la que representa la amnistía aprobada. Y la existencia de esa escotilla evidencia la escasa confianza del Gobierno en su plan antifraude: si de verdad creyera en la eficacia de los instrumentos que contempla no permitiría mermar a bajo coste uno de los más importantes yacimientos fiscales en España.

Editorial | Amnistía sin control (05 JUL 2012)

No hay razones ni precedentes para suponer que la amnistía de rentas vaya a conseguir el objetivo recaudatorio fijado; el defraudador que se sienta seguro no cambiará renta a gravamen cero por otra a gravamen 10%. Pero en el caso del dinero en metálico sí hay incentivos al afloramiento: apenas deja rastro y se concede graciosamente la posibilidad de blanquear dinero anterior a 2010 o del mes pasado. La amnistía de dinero metálico es tan reprensible como la de rentas, pero quizá sea más eficaz.

Editorial | Confusión fiscal (09 JUL 2012)

Si la propuesta inicial del departamento de Cristóbal Montoro ya era discutible, en cuanto que, a través de un real decreto, permitía el blanqueo de dinero negro a cambio de un modesto gravamen del 10%, las interpretaciones posteriores de la Dirección General de Tributos definen una amnistía todavía más onerosa para la Hacienda pública y más humillante para los contribuyentes que pagan sus impuestos.

La voz de Iñaki: España paraíso fiscal (26 JUN 2012)

Tribuna | La seguridad de la amnistía; por José Ignacio Alemany (19 ABR 2016)

El Gobierno aprobó lo que se llamaría amnistía fiscal, para que los contribuyentes pudieran "ponerse voluntariamente al corriente de sus obligaciones tributarias regularizando situaciones pasadas". Los ciudadanos deben saber que nuestro ordenamiento jurídico no puede acoger una propuesta así. Los asesores fiscales estamos a favor de la lucha contra el fraude, pero siempre dentro de ese ordenamiento.

Tribuna | La amnistía de la amnistía: por José Luis Groba (19 MAR 2016)

Es la primera vez que el legislador aprueba y con un fuerte respaldo una batería de medidas que han sido incluidas y reclamadas en los diferentes documentos elaborados por nuestra asociación. La mayor parte de las aprobadas son precisas y están bien delimitadas si bien, por el momento, no dejan de ser un "soft law"; es decir, recomendaciones que hasta que no se plasmen en leyes no van a ser vinculantes.

Tribuna | Amnistía fiscal: ¿barcos sin honra?; por Segismundo Álvarez (12 JUN 2012)

Un impuesto sobre el té fue el detonante de la guerra de independencia de Estados Unidos, por lo que no debería extrañarnos la gran polémica suscitada por la llamada amnistía fiscal del RDL 12/2012. La norma permite a particulares y empresas aflorar bienes no declarados pagando un 10% de su valor, sin ninguna otra sanción económica ni penal.

Tribuna | Amnistía fiscal y equidad; por Antonio Durán-Sindreu (08 ABR 2012)

La amnistía fiscal que el Gobierno ha aprobado está suscitando un amplio debate entre quienes consideran que se trata de una medida razonable por la excepcionalidad del momento y quienes piensan que dicha medida atenta contra los principios de equidad y justicia. Se trata, pues, de optar por el pragmatismo fiscal o por la justicia tributaria.

Tribuna | Blanqueo de capitales contra la crisis; por José Manuel Gómez (12 ABR 2012)

la mal llamada amnistía fiscal no es solo una oferta de impunidad a bajo coste por la defraudación cometida, sino también una forma de blanquear el dinero del crimen, en general. El Gobierno ha pensado que es preferible esto, en vez de adoptar otras medidas para salir de la crisis especulativa que nos acosa.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.