Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un urogallo, especie amenazada, tras ser acosado por turistas en Benasque

El ave, un macho en celo, fue objetivo de multitud de fotografías y persecuciones cuando exhibía su plumaje para atraer a las hembras

Un macho de urogallo en celo. EFE

Un macho de urogallo en celo, ave incluida en los catálogos nacional y aragonés de especies amenazadas, ha muerto en el municipio pirenaico de Benasque (Huesca) tras ser acosado por grupos de turistas que querían fotografiarlo mientras exhibía su plumaje para atraer la atención de hembras.

Según informa el Gobierno aragonés, a pesar del comportamiento esquivo de esta especie y de su comportamiento fundamentalmente nocturno, durante la época de celo, que se prolonga unos pocos días en primavera, se dejan ver con facilidad en zonas atípicas, frecuentadas a veces por personas.

Agentes para la Protección de la Naturaleza fueron informados de que el pasado 26 de abril un ejemplar de urogallo en celo se aproximaba a personas en la zona de la Plana de Senarta. A pesar de que el ejemplar pudo ser trasladado un día después a una zona alejada, en el momento de su captura ya había sido objetivo de multitud de fotografías y de persecuciones para inmortalizar su comportamiento y su inusual acercamiento a las personas.

Unos días después, el pasado viernes 5 de mayo, el ejemplar apareció de nuevo en el mismo lugar y una vez más sufrió la persecución de las personas que transitaban por la zona. La inmediatez del fin de semana aconsejó a los agentes proceder de nuevo al traslado del animal, bastante alterado por la situación, aunque falleció antes de poder ser liberado.

Las fuentes citadas informan de que la necropsia del animal dará los detalles de las causas últimas de su muerte, aunque se considera que el enorme estrés sufrido durante los últimos días ha sido el desencadenante del fatal desenlace.

"En definitiva, las molestias causadas por un público que, desconocedor del comportamiento de esta especie, ha tratado de llevarse un recuerdo de un acontecimiento excepcional buscando la proximidad al animal, ha sido la muerte de este", subrayan.

En los últimos años, los avistamientos de machos encelados en el Pirineo aragonés se han producido con cierta frecuencia, sin que exista una explicación para los expertos "completamente satisfactoria" sobre las causas de este comportamiento.

Algunos de estos especialistas relacionan este comportamiento con la pérdida de hábitats adecuados para la especie, con interferencias antrópicas o con desequilibrios demográficos en sus poblaciones, consecuencia del declive que están sufriendo en toda su área de distribución, tanto en el Pirineo como en la Cordillera cantábrica.

En la actualidad, en el Pirineo aragonés quedan menos de 50 machos reproductores, lo que motivó en 2015 la aprobación de un Plan de Conservación del Hábitat del Urogallo.

Más información