Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espejismo de una foto inédita

Cinco mujeres presiden el desfile militar del Dos de Mayo en la Puerta del Sol de Madrid como máximas exponentes del poder Ejecutivo y Legislativo

Acto de celebración del día de la Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol.
Acto de celebración del día de la Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol.

En un mundo donde el poder sigue siendo un club de élite reservado por y para los hombres, la celebración del Dos de Mayo en la Comunidad de Madrid deja una instantánea inédita. Cinco mujeres presiden la parada militar y observan desde el escenario de la Puerta del Sol el desfile de soldados que se cuadran ante ellas.

Son, de izquierda a derecha, la delegada del Gobierno en la comunidad, Concepción Dancausa; la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la presidenta regional, Cristina Cifuentes; la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Custodia el escenario, a sus pies, una mujer guardia civil en traje de gala.

La fotografía es engañosa, sin embargo. Cualquiera podría pensar que vivimos en un país y en un siglo en el que las mujeres están representadas en las esferas de poder de forma paritaria. No. Que nadie se deje impresionar por la imagen. Solo el 39% de los diputados del Congreso son mujeres y el 35,7% de los ministros. Cifuentes forma parte del ridículo 21% de presidentas autonómicas, y Carmena del raquítico 19% de las alcaldesas españolas. La agente apenas tiene un 2,77% de compañeras en la escala de oficiales.

Por eso esta instantánea es excepcional. Porque por una conjunción infrecuente, la imagen del poder en un acto oficial es femenina. No es el primer año en que la Presidencia de la Comunidad de Madrid y la Asamblea, la Alcaldía y la Delegación de Gobierno la ocupan mujeres. El año pasado ya estaban las mismas, pero en el centro, como representante del Ejecutivo central, estaba el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Este martes ha acudido en su lugar —más bien la habrá enviado— su número dos, Santamaría. Y se ha obrado el prodigio. [Aunque al abrir el zoom se vea que las cinco mujeres están flanqueadas por dos mandos militares, uno del Ejército del Aire y otro, del de Tierra].

Acostumbrados como estamos a reuniones de consejos de administración de empresas, consejos consultivos, equipos de expertos, gobiernos y gabinetes varios cargados de testosterona, toparse con esta foto transporta a una ilusión de futuro. Llegará el día en que no sorprenda una concentración de mujeres poderosas y no tengamos que temer que al día siguiente algunas crónicas se centren en analizar su vestimenta o su pose. Todavía queda.

La estampa del día en que se conmemora el levantamiento del pueblo madrileño este 2017 es matriarcal. ¡Albricias! Pese a que sea, por ahora, poco más que una suerte de espejismo.