Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Parar los incendios

Tenemos cuatro Administraciones: la central, la autonómica, las diputaciones y los Ayuntamientos; pero los montes y bosques están en el abandono absoluto. Aún no empezó el verano, pero ahí tenemos los incendios.Los responsables políticos deberían mirar 70 años atrás para ver por qué no había tantos incendios: por aquella época todo lo que producían los montes y bosques se necesitaba para las cuadras de los animales, para calentar los hornos y cocer el pan. Las cocinas eran de leña y para calentar las viviendas también se quemaba leña en a lareira. Ahora las Administraciones tendrán que coordinarse y asignar a los Ayuntamientos un presupuesto para contratar a trabajadores que a lo largo de todo el año hagan los trabajos de limpieza de tojos, matorrales, poda de árboles, etcétera; además de preparar cortafuegos en zonas especiales. El material se podría utilizar como biomasa para obtener energía renovable o quemarlo de manera controlada. Actualmente, gastamos el dinero en pagar a aviones y helicópteros, pero todo se queda quemado. Si conseguimos parar los incendios, con el paso de los años tendremos una nueva fuente de riqueza: la madera.— Andrés Sanjurjo. Ferrol (A Coruña).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.