Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONG que solo pide céntimos

Donar el cambio de la compra es una fórmula que funciona con éxito en Alemania, Francia y Reino Unido, y que ha llegado a España de la mano de RedonDando

¿Qué es esto, otra ONG? Es algo más. RedonDando permite a cualquiera apoyar económicamente proyectos solidarios y funciona como un canal a través del cual las ONG pueden obtener financiación.

Vale. ¿Y qué cuota hay que pagar al mes? Ninguna. Esto no va de cuotas, ni de apuntarse a ningún sitio. En realidad, la idea es que usted pueda hacer donaciones sin esfuerzo y casi sin darse cuenta.

Eso me interesa. ¿Cómo funciona? La próxima vez que pase por caja a pagar una compra de, por ejemplo, 126,98 euros, puede pedir (si se trata de un establecimiento adherido) que se la redondeen a 127. Esos dos céntimos irán a parar a un proyecto solidario. Lo mismo puede hacer con su nómina, pero a la inversa. Le aplicarán un redondeo hacia abajo, de modo que los céntimos que usted no cobre se destinarán a una ONG. ¿O acaso no es mejor destino para las monedas pequeñas que la repisa del mueble de la entrada?

Pues sí. Pero van a necesitar muchos céntimos. En Alemania, donde existe una iniciativa similar desde 2012, han recaudado 6 millones de euros en cuatro años. También está presente en Francia y Reino Unido.

¿Quién está detrás de RedonDando? Dos hermanos, Miguel e Isabel Asensio, ambos ingenieros industriales con experiencia en proyectos de medio ambiente y un largo historial de trabajo con ONG.

Muy bien, pero aunque se trate de céntimos, yo quiero saber a dónde va mi dinero. “Nos centramos en tres líneas de actuación: pobreza infantil, ayuda a refugiados y pobreza energética”, explica Miguel Asensio. “Para cada una de esas líneas nos hemos puesto en contacto con diferentes ONG, y hemos acordado un proyecto acorde con sus temáticas. Garantizamos que el 100% de la recaudación vaya destinado a la realización de proyectos”. En el área de ayuda a refugiados existe el programa Mi hogar, mi mundo, que asegura alimentación, asistencia sanitaria completa, refuerzo educativo y diagnóstico psicosocial a un grupo de 80 niños de padres inmigrantes o refugiados. Estos niños pertenecen a familias a las que la ONG Red ACOGE, a través de sus 18 delegaciones por toda España, asiste desde hace tiempo. En la lucha contra la pobreza energética, Ni un hogar sin energía tiene como meta reducir el número de hogares que no pueden pagarse la energía mínima para sus necesidades básicas. Son solo algunos ejemplos.

Si quisiera aplicarlo a mi sueldo, ¿qué tendría que hacer? Requiere una pequeña modificación en el sistema de gestión de las nóminas, el SAP. Los responsables de RedonDando han ofrecido esa posibilidad a las empresas y son estas las que se lo comunican al empleado. “Este decide voluntariamente si desea participar en el programa”, apunta Miguel Asensio.

¿Y si en mi empresa no se han enterado? Propóngaselo a su departamento de recursos humanos.

¿Y cuál es el procedimiento cuando realizo alguna compra? “En transacciones on line hemos desarrollado un widget especial que permite que el cliente, cuando lo considere oportuno, done esos céntimos a proyectos sociales. En caja, el CPV se ha modificado para que aparezca una ventana adicional que te permita donar esos céntimos”, explica el responsable de esta asociación sin ánimo de lucro.

Allí donde encuentre este distintivo puede donar el cambio a iniciativas solidarias.
Allí donde encuentre este distintivo puede donar el cambio a iniciativas solidarias.

¿Cómo sé si esa tienda está adscrita? Verá un distintivo de RedonDando en caja, junto al logo del proyecto que se esté financiando allí.

Insisto: hacen falta muchos céntimos. Casi tan importante como la recaudación es la sensibilización. “Para nosotros es una de las partes más importantes del proyecto”, señala Miguel Asensio. “Creemos en el concepto de convertir la donación en algo casi cotidiano. En Alemania se han realizado 130 millones de actos de donación en estos cuatro años. Están consiguiendo involucrar a la ciudadanía en este proceso de cambio”.

Pues a los españoles, a solidarios no nos gana nadie. Bueno, aquí el proyecto es más reciente. Arrancó a finales de 2014. “El impacto es relativamente pequeño pero confiamos en que siga creciendo. En empresas, cerca del 75% de la gente a la que se le ha ofrecido está dispuesta a colaborar”, dice Asensio. Todo es ponerse.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.