_
_
_
_
_

Las ‘desnudas’ de Times Square desatan la polémica

Turistas y curiosos se fotografían con mujeres que posan en toples en la plaza neoyorquina

Una modelo semidesnuda pasea por Times Square, en Nueva York.Vídeo: S. Platt (Getty) / EL PAÍS

Hay una vieja polémica en Nueva York que surge en primavera y desaparece en invierno, la de las mujeres que campan por Times Square con solo la parte baja del biquini, un tocado de plumas y las pinturas de la bandera americana por toda vestimenta. Piden propinas a cambio de posar para fotografías y las llaman coloquialmente desnudas —con la palabra en español— porque muchas de ellas son latinoamericanas. El alcalde, Bill de Blasio, intentó borrarlas de esa plaza, epicentro del turismo, con el apoyo del gobernador del Estado, Andrew Cuomo. Ambos detestan esa imagen en la ciudad, les recuerda a los peores tiempos de Manhattan.

Pero De Blasio, que es considerado uno de los alcaldes más progresistas que ha tenido la ciudad —la prensa conservadora lo consideraba el alcalde de Occupy Wall Street—, ha recibido acusaciones de machista por esa actitud. Hacer toples, en Nueva York, es legal, pero pedir limosna de forma invasiva no. Y sobre todo, hacer caja sin pagar impuestos. El Ayuntamiento optó finalmente por ubicar a todos los artistas disfrazados de Times Square en una zona concreta y delimitada en la plaza. La polémica prendió sobre todo por las desnudas y algunos altercados. “Creo que esto explica muy bien cómo se sexualiza el cuerpo de la mujer, nunca ha habido estos problemas con el cowboy desnudo, no somos prostitutas, esto es una celebración de América y me gusta hacerlo”, cuenta Angel, de 33 años. Su compañera, Chelsea, tiene 21 años y un hijo. Por la noche volverán a su casa, en Brooklyn.

Gente de todo tipo pide fotografías con el cowboy del torso al aire y la guitarra, un personaje que lleva varios años en la ciudad y viste calzoncillo, botas y sombrero. A las mujeres en toples, en cambio, son sobre todo señores los que les piden las fotos. “Les dejamos muy claro que las manos se ponen en los costados, en la cintura, ni más arriba ni más abajo”, recalca Angel. Hay diferencias entre el cowboy y las desnudas, un par de ellas son el número que conforma el colectivo y el tipo de público que los demanda.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Amanda Mars
Directora de CincoDías y subdirectora de información económica de El País. Ligada a El País desde 2006, empezó en la delegación de Barcelona y fue redactora y subjefa de la sección de Economía en Madrid, así como corresponsal en Nueva York y Washington (2015-2022). Antes, trabajó en La Gaceta de los Negocios y en la agencia Europa Press

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_