Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reto científico

El mayor desafío al que los hijos del siglo XXI nos debemos enfrentar es obviado por todos: nuestra propia conciencia. ¿Seremos capaces de aceptar prácticas como la mutación y clonación genética o la eutanasia cuando ni siquiera existe consenso social en procedimientos más normalizados como el aborto? La ciencia está avanzando más rápido que nuestra propia moral. ¿Es en este contexto acertada la decisión de restar importancia a materias como la filosofía? No desearía vivir en una sociedad realmente amoral por el miedo a pensar.— Raúl Iturbe Calderón. Bilbao.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.