Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo último del verano: cócteles en bolsas de plástico

Corea y Japón tomaron el testigo de las 'Plastic bag', y ahora es uno de los éxitos más apoteósicos del 'packaging actual'. En España también podemos encontrarlos, te explicamos su historia

Hace no demasiado, os hablaba sobre el enoturismo y ese pueblo encendido que es San Vicente de la Sonsierra, en La Rioja. El dueño del Armstrong, el pub del pueblo, además de zambullirse en el océano de la mixología, quería sorprender a sus clientes con una tendencia que había descubierto: la coctelería en bolsa de plástico. Es en esas veces que mueres de amor, porque ves que en un pueblo perdido de La Rioja uno se puede llegar a sorprender más que en la propia capital. O quizás no. De igual manera te explicamos de donde proviene esta nueva tendencia. 

El fabuloso mundo del 'packaging'

A pesar de que Nueva York y Los Angeles son los únicos lugares de la tierra donde quizás esperas encontrarte con una de estas maravillas (España aún vamos lentos), muchos han sido los que han querido autoasignarse la invención del cóctel en bolsa de plástico, pero el caso es que medio mundo lleva décadas poniendo bebidas en los recipientes más variopintos y ni nos hemos vuelto locos ni el cielo ha caído sobre nuestras cabezas. Lo que está claro es que desde el momento en el que los chinos y los coreanos se pusieron a servir bebidas en bolsas de plástico, a tope de flúor y brilli brilli, en occidente hemos perdido la cabeza para ponerlo de moda a toda prisa y 'hipsterizarlo' hasta la extenuación.

Corea y Japón, tomaron el testigo de las 'Plastic bag'. Y ahora es uno de los éxitos más apoteósicos del packaging actual.

Innovar en el mundo de la coctelería no es fácil. Y que nuestro paladar se haya vuelto tan exigente ha hecho, por suerte, que el profesional del cóctel haya tenido que buscar nuevas fórmulas y sabores para ofrecer experiencias gourmet a nivel dios. Tanto es así que, mixólogos como Clark Jiménez presentaron el año pasado bombas como un cóctel con palomitas de maíz y caramelo. ¡Y estaba bueno! Pero claro, si además de extraño y rico lo empaquetas a lo Willy Wonka, el resultado es de diez. Ya pueden servirte matarratas, que el papel de envolver empieza a tener tanto protagonismo que se está convirtiendo en ciencia. El packaging de lo que bebes en el bar, ha subido un peldaño más con su espectáculo.

El cóctel en bolsa de plástico nace de la casualidad. Hace ya muchos años que en México, ante el despegue del turismo a nivel masivo de las últimas décadas, decidieron servir en muchos lugares sus bebidas en bolsas de plástico. Lo que en un principio apuntaba como una manera económica y limpia de vender sus brebajes, terminó siendo en los últimos años la última moda entre los grandes bar-tenders. Además, no hace más de cinco años que en Corea y Japón, tomaron el testigo de las plastic bags, llenando sus calles de zumos y combinados en bolsa de plástico y con una pajita. Y de ahí a lo que empezamos a ver ahora, uno de los éxitos más apoteósicos del packaging actual.

¿Chic o Freak?

Tal como está el patio, todo es molón si queda bonito en tus redes sociales, aunque para ello tengas que poner a la gitana de WhatsApp por sombrilla en tu vaso. En Reino Unido, por ejemplo, han llevado la moda del cóctel en bolsa de plástico a la tontuna más absoluta. La cadena Drake & Morgan, esa típica y tópica mezcla de bar-restaurante-coctelería-discoteca-after-bazar-sala de despiece, ha conseguido ofrecer el cóctel en bolsa de plástico más absurdo de todos "Goldfish in a bag". El iluminado que tuvo la idea de hacer esta tontada, decidió poner en una bolsa de plástico, una especie de Gin tonic con vodka y rodajas de pomelo con forma de pez. Hasta incluía hojas de nenúfar comestibles. La primera vez que veas a alguien con uno de estos, seguramente te harás la pregunta que nos hemos hecho todos ¿por qué se bebe el trabajo de ciencias que ha hecho su hijo para el colegio? Lo de "Buscando a Dori", se les ha ido de las manos.

Aquí lo hacemos de otro modo

Por suerte, en España hacemos las cosas de otro modo. Sí es verdad que aún no estamos muy puestos en esto pero, además de en San Vicente de la Sonsierra, el pueblo molón de La Rioja, en Madrid ya se han puesto las pilas con el invento. De hecho, ya existe un templo del cóctel en bolsa de plástico en el madrileño barrio de las letras: The Hat.

Drake & Morgan han conseguido ofrecer el cóctel en bolsa de plástico más absurdo de todos 'Goldfish in a bag'

La terraza de The Hat, lo está petando este verano con su rollo de cócteles naturales Hard Candy en bolsa de plástico. Y es que en lugar de perder el tiempo con florituras para convertir tu bebida en un circo taiwanés, aquí lo que se busca es un producto de calidad, en un sitio molón y en un envase molón. Recomendaciones, dos: El "Jager & Mr Hyde", no os diré por qué, y el "Le Petit Putón", que ya sólo por el nombre, seduce.

Pero no todo se queda aquí. Existen muchas páginas web donde puedes comprar tu pack de bolsas de plástico para cóctel, porque el "do it yourself" no se podía hacer esperar. Aunque su precio en el mercado no es excesivo, lo malo es que los packs de bolsas tienen un mínimo de 100 unidades, y las pajitas se venden por separado, obviamente. Y si estáis decididos a dejaos poseer por el universo de la bolsa, que sepáis que podéis comprar el preparado de cóctel deshidratado en bolsa de plástico. Aunque parezca mentira, esta guarrada se vende en España desde hace dos años. No tienes más que añadir el alcohol que quieras, agitarlo, servirlo en la bolsa de plástico y a correr. Tú sabrás lo que haces. 

Lo que está claro es que si valoramos un cóctel simplemente por el recipiente en el que nos lo han servido, podemos parecer más limitados que el sastre de Darth Vader. Claro que aún hay lugares donde sirven las pociones espirituosas en tarros de cristal, como esos típicos para guardar la miel.

En el fondo, nos encanta que nos pongan las bebidas en vasos rarunos, aunque sepa a petróleo.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.