Nueva York dice adiós a los baños separados por sexos

De Blasio firma la ley que instaura los baños unisex en los cuartos de un solo ocupante

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, atiende a los medios en Brooklyn el pasado mes de abril.
El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, atiende a los medios en Brooklyn el pasado mes de abril.Shannon Stapleton (REUTERS)

En ocasiones es una silueta con falda y otra con pantalón, otras veces los clásicos símbolos de género (ese círculo del que cuelga una cruz o una flecha) o cosas más imaginativas. Esas formas de identificar en los bares los baños para hombres o para mujeres en restaurantes y otros lugares públicos van a desaparecer de los aseos individuales de Nueva York.

El alcalde, Bill de Blasio, acaba de firmar la legislación por la cual obliga a que los baños de un solo ocupante sean unisex y como tal se identifiquen. Así que cuando uno se encuentre ante dos puertas contiguas con el símbolo WC, en lugar de aparecer una señal femenina y otra masculina en cada una de ellas, ambas informarán de que cualquier persona, independientemente de su identidad de género, es bienvenido. Lo que hay detrás es un espaldarazo a los derechos de las personas transgénero. Este mismo mes el Ayuntamiento de la ciudad también impulsó la primera campaña pública de Estados Unidos en la que pide que los neoyorquinos utilicen los cuartos de baño correspondientes al género con el que se sientan identificados. Porque los transgénero ya pueden casarse y, desde el 30 de junio, servir en el Ejército, pero se siguen encontrando problemas en los lavabos públicos.

“Cada día, los transgénero deben luchar contra el hecho de que sus elecciones les lleven al acoso o algo peor, y designar los baños individuales como sexualmente neutros es una forma de crear un entorno más amable”, resumió Daniel Dromm, miembro del Consejo Municipal.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Hoy, Estados conservadores como Carolina del Norte o Misisipi han aprobado normas en las que exigen que uno vaya al baño propio del sexo con el que nació. En contraste, la Administración de Obama firmó una orden ejecutiva para que todos los edificios federales tengan un baño unisex. Los baños públicos se han convertido, en resumen, en el campo de la batalla por los derechos civiles en Estados Unidos: lo fueron cuando las mujeres reclamaron poder usarlos en su lugar de trabajo o cuando los negros lucharon contra la segregación.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Sobre la firma

Amanda Mars

Directora de CincoDías y subdirectora de información económica de El País. Ligada a El País desde 2006, empezó en la delegación de Barcelona y fue redactora y subjefa de la sección de Economía en Madrid, así como corresponsal en Nueva York y Washington (2015-2022). Antes, trabajó en La Gaceta de los Negocios y en la agencia Europa Press

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS