Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No ponga esa cara de asco: estos fluidos corporales curan

¿Secreciones vaginales en el rostro del bebé? Sirven para reforzar su microbiota. Qué funciona y qué es una temeridad

No ponga esa cara de asco: estos fluidos corporales curan

Trasplantar heces, embadurnar la cara de un recién nacido con secreciones vaginales de la madre, utilizar la orina como fluido hidratante, adquirir semen para autoinseminarse o leche materna como bebida energizante son tratamientos que prometen resultados beneficiosos para la salud y que cuentan cada vez con más adeptos. En algunos casos se basan en métodos que se realizan en el ámbito sanitario con éxito, pero al extrapolarlos al doméstico pueden resultar peligrosos y ser vía de transmisión de enfermedades. La moda está llevando a que incluso haya países donde ha comenzado a proliferar la compraventa de los fluidos necesarios para estas prácticas a través de Internet, con el consiguiente riesgo para la salud. Estas son algunas de las técnicas más conocidas y los peligros que conlleva para la salud llevarlas a cabo sin la supervisión de profesionales.

Los peligros de la 'siembra vaginal'

El estudio de la microbiota (conjunto de bacterias que habita nuestro organismo) ha puesto al descubierto interesantes conclusiones. Un trabajo realizado en 2010 observó que los niños nacidos por parto normal conservaban en su cuerpo bacterias similares a las de la flora vaginal de la madre, mientras que en los que llegaban al mundo por cesárea predominaban las de la piel materna. La diferencia es importante porque los científicos intuyen que las primeras podrían ser beneficiosas para la salud del bebé. ¿Cómo restaurar la microbiota en los niños de cesárea? Un grupo de investigadores, entre los que se encuentra el español José C. Clemente, profesor de la Escuela Icahn de Medicina del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, llevó a cabo un experimento que consistió en colocar gasas estériles en la vagina de las madres que iban a dar a luz mediante cesárea para, tras el parto, pasarlas por la boca, cara y cuerpo de los recién nacidos. Después de analizar la flora bacteriana de los bebés, constataron que tenían una microbiota similar a la de los que nacen por parto vaginal. La sencillez de la técnica ha hecho que en países como Reino Unido y Estados Unidos muchos padres la soliciten en el hospital, tal y como alertan en British Medical Journal tres especialistas en neonatos.

"Es un procedimiento que entraña riesgos para el bebé y nunca debe ser realizado de forma privada", advierte José Clemente en declaraciones a través del correo electrónico. El investigador insiste en que transferir bacterias vaginales a un recién nacido sin los controles necesarios puede ser extremadamente peligroso."En nuestro estudio se siguieron criterios muy rigurosos para minimizar dichos riesgos, como son los análisis a las madres para descartar enfermedades de transmisión sexual, el estreptococo del grupo B, VIH o infecciones virales. Básicamente, queríamos determinar que con la 'siembra vaginal' se puede modificar el microbioma de bebés nacidos por cesárea, y es lo único que describimos. No hay conclusiones sobre los posibles efectos beneficiosos para la salud del bebé, lo cual es una razón más para que los padres no hagan esto de forma casera: existen riesgos y no sabemos todavía si hay beneficios", apunta. Los peligros para el niño van desde sepsis (infección generalizada) producida por el estreptococo del grupo B, hasta problemas en los ojos ocasionados por bacterias de transmisión sexual.

Un mercado de leche humana

"Leche saludable para bebés o para el fortalecimiento de los músculos", oferta uno de los muchos anuncios colgados en la web Only The Breast, dedicada a la compraventa de leche humana. La práctica parece haberse puesto de moda, tal y como expone la doctora. Marta Díaz Gómez, coordinadora del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP), en lugares como Alemania, Estados Unidos y China. "En los países orientales ha aparecido la tendencia de que la leche materna puede mejorar la condición física y China es hoy el país donde más se ha extendido su adquisición por Internet", señala. La leche materna aporta grandes beneficios para el niño, de hecho, es el alimento recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de forma exclusiva durante sus primeros seis meses de vida, "además de protegerle frente a infecciones, le aporta componentes biológicos con efectos positivos en la salud a largo plazo", explica la pediatra.

"No hay estudios que acrediten que la leche materna tiene efectos beneficiosos cuando se consume en la edad adulta", Marta Díaz Gómez

Sin embargo, la moda que se ha sustentado en las bondades de este producto no está exenta de riesgos: "No hay estudios que acrediten que tiene efectos beneficiosos cuando se consume en la edad adulta, pero sí entraña riesgos cuando se adquiere por Internet, ya que puede estar contaminada por virus y bacterias debido a una mala conservación o manipulación, además de contener drogas y medicamentos si la donante las ha tomado, y de transmitir enfermedades, como el sida o la hepatitis B y C, por un mal control de la donante", avisa Díaz Gómez. Algo que confirma un estudio realizado en Estados Unidos y publicado en la revista Pediatrics, donde tras analizar 102 muestras de leche materna comprada por Internet, se encontró que estaba adulterada con leche de vaca, amén de contaminada por bacterias. Desde la Asociación Española de Pediatría se advierte que utilizar leche materna sin ningún tipo de control sanitario supone un alto riesgo para la salud del bebé.

Trasplante de heces, solo en el hospital

El trasplante de microbiota fecal es una técnica que parece dar muy buenos resultados en la enfermedad por Clostridium difficile, una bacteria que produce diarrea recurrente, lo que conlleva desnutrición y aislamiento social, e incluso la muerte en algunos pacientes. "Se encuentra en el intestino de muchas personas, pero cuando se debilita la flora intestinal, el Clostridium toma el mando y segrega toxinas que producen inflamación en el colon", explica el doctor Antonio López–Sanromán, jefe de sección de Gastroenterología del Hospital Ramón y Cajal, en Madrid, uno de los pocos centros que realiza la novedosa técnica (el otro es el Hospital de Bellvitge de Barcelona). El objetivo del trasplante de heces consiste en restaurar la flora en el intestino enfermo, algo que se consigue, según confirma López-Sanromán, 4 o 6 meses después de su aplicación. La búsqueda del donante se hace dentro de la familia del paciente y la selección conlleva una extensa entrevista para descartar enfermedades, consumo de drogas o conductas de riesgo, además de análisis de sangre y de heces que confirmen la no existencia de sida, hepatitis B y C, citomegalovirus, sífilis o parásitos, detalla el médico. La técnica, que se realiza mediante colonoscopia y con sedación, dura aproximadamente 45 minutos. Pero su aparente sencillez no es trasladable al ámbito domestico sin asumir grandes riesgos: "Me consta que en España hay pacientes que se han trasplantado heces de sus hijos en casa a través de un enema. Además de no hacerse en el momento óptimo, existe el riesgo de lesionar el intestino y transferir enfermedades", alerta este especialista.

Orinoterapia, una vieja práctica

Beber orina, aplicarla sobre la piel o inyectarla es una práctica con adeptos, incluso existe un Congreso de Uroterapia. "Se está extendiendo entre la población latinoamericana y sus raíces se remontan a los aztecas y los incas. Los que la siguen dicen utilizarla para depurar el organismo y obtener nutrientes: proteínas, minerales y vitaminas. Pero no existen estudios científicos que corroboren esto y, además, implica riesgos, porque en la orina se concentran muchos residuos y sustancias tóxicas para el organismo, por eso la eliminamos", explica Carmen Escalada, nutricionista clínica en el Instituto Médico Europeo de la Obesidad, en Madrid. Los medios de comunicación sí han recogido desenlaces fatales por el uso de la orinoterapia, como el sucedido en Bolivia, donde murió una joven por una infección generalizada tras una inyección de orina. Otro de sus usos es la aplicación sobre la piel para otorgarle suavidad, una práctica basada en un componente de la orina, la urea, que ha demostrado efectividad en la piel seca. Sin embargo, tal y como recomienda Carmen Escalada, existen maneras más asépticas de utilizar la urea: por ejemplo, en cremas. "Si se utiliza la orina sobre la piel y hay heridas, se pueden infectar", concluye.

Semen para "autoinseminarse"

¿Se atrevería a 'autoinseminarse' con una muestra de semen comprada a través de Internet? Pues hay quien sí. De hecho, existen bancos de semen que envían las muestras a casa, como Cryos, con sede en Dinamarca. En su página web se especifica diferencia de precios en función del producto: "El esperma purificado (IUI) es más caro que el esperma en bruto (ICI)". Pero en España no es una práctica legal, ya que la ley deja claro que cualquiera de las técnicas de reproducción asistida solo se pueden llevar a cabo en centros o servicios sanitarios autorizados."No es legal enviar una muestra de semen (ni cualquier tipo de célula, órgano o tejido humano) a un centro no autorizado para su procesamiento, y mucho menos a un particular. No se puede enviar, por ejemplo, una muestra de semen a cualquier laboratorio o a cualquier ginecólogo; solo a laboratorios autorizados para hacer capacitación artificial y a centros autorizados para llevar a cabo tratamientos de reproducción asistida como la inseminación artificial o la fecundación in vitro", recalca el doctor Miguel Ruiz Jorro, andrólogo y vocal de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), quien también advierte de los riesgos: "Aunque un banco de semen haya hecho un estudio magnífico al donante para descartar enfermedades infecciosas o genéticas, si la mujer tiene luego una infección, no podrá saber si ha sido debida a la manipulación incorrecta de la muestra o a otra causa. Por otra parte, sin este control, podrían coincidir hijos del mismo padre biológico en una zona pequeña y, como ellos no lo sabrían, habría un riesgo aumentado de consanguinidad si en el futuro fueran pareja".

En Internet, la popularidad de este fluido también se encuentra ligada a propiedades rejuvenecedoras. Existe ya una marca de crema a base de espermina –compuesto presente en el semen–, e incluso un blog que detalla cómo fabricar una mascarilla casera con esperma para tratar la rosácea –enfermedad crónica de la piel que cursa con inflamación y acné–, como método de belleza natural. Este uso puede entrañar riesgos: "Utilizarlo sin garantías de que el donante no transmite enfermedades como la hepatitis B y C, el VIH o el citomegalovirus es peligroso", zanja el andrólogo. No se fíe, ni aunque le cuenten que Cleopatra lo utilizaba como tratamiento de belleza.

 

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información