Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un vídeo de una granja de gallinas reabre el debate del maltrato en Francia

La marca de huevos Matines ha anunciado el cese de la colaboración con el criadero

Cadáveres de aves en avanzado estado de descomposición, gusanos, gallinas desplumadas, ausencia de luz solar. Estas son las condiciones en las que viven las gallinas ponedoras de un criadero francés y que la asociación animalista L214 ha denunciado en el vídeo Matines: dans l'infer des cages –Matines: en el infierno de las jaulas–. La denuncia señala a Matines, la marca que comercializa estos huevos y una de las más importantes del país. La alarma medioambiental creada por L214 ha sido tal que la empresa –propiedad del grupo Avril– ha comunicado el cese de la colaboración con la granja de la ciudad de Chaleins.

La asociación sin ánimo de lucro L214, conocida por sus campañas contra el maltrato animal, ha explicado que las imágenes fueron tomadas en abril. Pero pretende ir más allá. "Pedimos el cierre de este lugar y que los consumidores piensen sobre su consumo", explica la cofundadora de L214, Brigitte Gothière.

La publicación del vídeo ha provocado el rechazo del Gobierno francés. La ministra de Medio Ambiente, Ségolène Royal, tildó los hechos de "intolerables" e instó a la prefectura del departamento de Aix el cese de la distribución. Por su parte, el responsable de Agricultura, Stéphane Le Foll, amenazó el martes con el cierre de la granja en caso de que "fuera necesario", una decisión que no se contempla por el momento.

No es la primera vez que uno de los vídeos de esta asociación que promueve el consumo vegano provoca revuelo. El pasado febrero agitó el debate del maltrato animal después de que la grabación de un matadero de ganado vacuno evidenciara la negligencia profesional de los trabajadores. Las imágenes mostraban cómo los empleados aumentaban el sufrimiento de los animales y se reían al verlos agonizar, por lo que el Ministerio de Agricultura ordenó el cierre del lugar y exigió el aumento de inspecciones en las granjas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >