Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más realidad que ficción

El cine es una fábrica de sueños. Y haber estado en los Premios Goya como candidato es un triunfo

Carta de la semana: Más realidad que ficción
“Total, se lo van a dar a Ricardo Darín”. Así de incrédulo se mostraba Pedro Casablanc (El País Semanal, 31 de enero de 2016) respecto a sus posibilidades de ganar el Goya en la categoría de mejor actor. Pero el cine es una fábrica de sueños. Y haber estado ahí como candidato es un triunfo. Como David Ilundain por el guion adaptado de B, la película, basada en la real historia que interpreta Pedro Casablanc en la piel de Bárcenas, el extesorero del PP.
Diego Moraleda Jiménez. Membrilla (Ciudad Real)

Diversidad lingüística
Al hilo de su artículo del pasado 31 de enero, lamentablemente tengo que comunicar a Javier Marías que el vocablo “discapacitado” ha sido sustituido por “diversidad funcional”. “Un ciego” es una persona con “diversidad fótica”, “un sordo” es una persona con “diversidad fónica”, “un mudo” es una persona con “diversidad fonética”, y así, ad libitum… Se confirma que la estupidez no tiene límites.
Gonzalo Pérez Suárez. Alcalá de Henares (Madrid)

Vocablos controvertidos
Tras la lectura del artículo de Javier Marías Sofistas de museo (El País Semanal, 31-1-2016) y estando básicamente de acuerdo, se me plantean problemas relativos a la intencionalidad, en muchos casos peyorativa, de la utilización de determinadas palabras. El definir a una persona como “sordo”, “gordo”, “enano”…, es cierto que en sí mismo no conlleva sino una característica y descripción de una persona. Sin embargo, en muchas ocasiones se utilizan para denigrar y menospreciar al que no cumple unos determinados cánones y por ello creo que es necesario no dirigírselas para no ofender innecesariamente. Otra cuestión es la estupidez de cambiar el título de obras de arte de hace siglos con nombres “políticamente correctos”.
F. Javier Aparicio Carrera. San Fernando de Henares (Madrid)

El club de los selectos
Decía el pasado 31 de enero en estas páginas el influyente neoconservador norteamericano William Kristol: “Al final de 2008 estábamos mejor debido a la lucha en Afganistán e Irak”. En consecuencia, Kristol aboga por seguir aplicando el “poder duro” sobre la zona. Extrañas guerras estas en las que nos creemos legitimados para utilizar la fuerza militar, incluso preventivamente y de la forma más brutal posible, para que los muertos los ponga sobre todo el enemigo, al que previamente hemos cosificado calificándole de fanático, integrista y cerril. Y para nosotros la dignidad y la gloria de pertenecer al club de los selectos, aquellos que matan sin ser criminales, profesionalmente, en nombre de la “libertad duradera” y el progreso de la democracia, bondades intrínsecas de la civilización occidental.
¿Maniobra de alta geopolítica o galimatías infumable? Mientras tanto persiste la manida crisis económica, capaz de colapsar el Estado social y, al mismo tiempo, alentar el estado de guerra permanente P
Luis Fernando Crespo Zorita. Alcalá de Henares (Madrid)

Póngase en contacto

El País Semanal invita a sus lectores a manifestar sus opiniones o comentarios acerca de los contenidos de la revista. Pueden enviar sus mensajes a elpaissemanal@elpais.es o por correo a:

El País Semanal
Miguel Yuste, 40
28037, Madrid

Y pueden seguirnos en:
Facebook
Twitter
Instagram
Spotify