Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Keynes, hoy

Decía Keynes que son los capitalistas los más peligrosos para el propio capitalismo. Decía que las bajadas de salarios no acaban con el problema económico, sino que lo agravan, y más teniendo en cuenta la deuda pública anteriormente contraída. Una deuda grande, del 100% del PIB, y una producción que crece poco junto a unos sueldos que no han parado de bajar son el cóctel perfecto para no poder pagar la deuda, o estrangularnos para pagarla. Hoy Keynes es necesario, pues anteponía el “buen vivir” a la avaricia, y daba soluciones para salir de las crisis. Frente a la desregularización, el laissez-faire y la avaricia de los capitalistas más amantes del dinero que de la vida propugnaba la justa intervención del Estado y de los sistemas bancarios para paliar desigualdades, que hoy son muchas. ¿Qué frena a nuestras autoridades a trabajar en este sentido? ¿Quizás su propia incompetencia?— Adrián Navalón Osa.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.