Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Internet de las cosas para la conservación de especies amenazadas

La plataforma SmartFIEB divulga los resultados producidos por la recogida de datos masivos para la conservación del visón europeo

En los diez ejemplares de visón europeo que viven en un centro situado en un pueblo de Toledo están puestas una buena parte de las esperanzas del futuro de su especie. Gracias a una nueva plataforma de estudio de comportamiento en fauna silvestre se pretende obtener información crucial para la recuperación de los animales más amenazados.

La Fundación para la Investigación para la Etología y la Biodiversidad (FIEB) es una de las pocas organizaciones españolas orientadas a la conservación de la biodiversidad y al estudio de sus especies. A su vez, es un centro de rescate de especies amenazadas bajo el convenio CITES.

El proyecto pretende mejorar la conservación del visón europeo de la forma menos invasiva posible

Los objetivos de FIEB están orientados a proteger la biodiversidad y estudiar el comportamiento animal. Por eso, ayer presentaron, junto a Telefónica, en su centro situado en Casarrubios del Monte (Toledo) los primeros resultados de la plataforma de estudio de comportamiento en fauna silvestre SmartFIEB, en la que se ha empleado tecnología basada en el Internet de las Cosas (IoT, en sus siglas en inglés).

Esta plataforma, que comenzó a desarrollarse en 2013, se ha diseñado con un doble objetivo: controlar las infraestructuras y condiciones de entorno del centro de investigación y permitir la aplicación de las más avanzadas tecnologías para el reconocimiento automático de vídeo para el estudio no invasivo de los animales. De esta manera, FIEB analiza, desde su centro de control, las infraestructuras de agua y eléctricas así como la temperatura y humedad de todos las instalaciones con animales.

“La plataforma recoge estos datos y los almacena. A partir de ahí se pueden crear visualizaciones e incluso ir más allá desarrollando aplicaciones como alarmas que salten cuando se registren variaciones anormales en los datos recopilados", ha indicado Francisco Jariego, director de la división industrial de IoT de Telefónica, durante la presentación del proyecto

A su vez, se ha desarrollado una web específica en la cual el público podrá acceder a mucha de la información obtenida así como a cámaras en tiempo real en algunas de las instalaciones de proyectos de cría.

SmartFIEB facilita la obtención de información crítica para mejorar los programas de estudio y cría de los animales más amenazados como el visón europeo, uno de los ejes centrales de su proyecto de conservación.

En el centro de cría de FIEB se alojan diez ejemplares destinados a la cría en cautividad en unas instalaciones especialmente diseñadas para ellos. Dado su estado crítico (el visón europeo está considerado como la especie más amenazada en Europa), los investigadores del FIEB han aprovechado las posibilidades que ofrece el Internet de las Cosas para mejorar su conservación.

“Aquí se controla toda la información procedente de los sensores", ha señalado Silvia Villaverde Morcillo, directora veterinaria del FIEB. Gracias a las pantallas de proyectos, en las que se proyectan desde imágenes en tiempo real hasta los datos del entorno recogidos, los investigadores pueden estudiar los visones de manera no invasiva. "Eso es importante porque no se produce un sesgo en la investigación, algo que sí ocurre cuando invadimos su espacio, aunque sea mínimamente”, subraya. 

Medir al milímetro

Los sistemas de sensorización se han desarrollado utilizando equipos Rapsberry Pi y Arduinos, dos tipos de placas computadoras. Los datos generados por estos dispositivos y sensores son almacenados en la Plataforma IoT Thinking Things, de Telefónica.

Podemos detectar enfermedades y anticiparnos al parto con un margen de error de horas"

Silvia Villaverde Morcillo, directora veterinaria del FIEB

De este modo, la tecnología actualmente desplegada permitirá detectar automáticamente pautas de comportamiento en la temporada de cría de la próxima primavera para prever momentos biológicos clave como el celo. “También podemos detectar enfermedades y anticiparnos al parto con un margen de error de horas”, indica Villaverde.

Las instalaciones, además de recrear el ecosistema de ribera y dar el máximo espacio posible, están equipadas con tecnología que permite realizar observaciones del comportamiento 24 horas al día. Los módulos de los visones europeos cuentan con sensores de presencia/ausencia, sensores de peso, cámaras de huella de calor y una estación meteorológica que permite conocer temperatura, calidad del aire, radiación UVA/UVB, humedad y pluviometría.

“El objetivo del proyecto es que las crías que nazcan en cautividad sean puestas en libertad, pero antes debemos reducir las amenazas externas, como la fragmentación del hábitat, el crecimiento de las ciudades y el control de la especie invasora del visón americano, peligroso para el europeo”, recalca Villaverde.

Con este proyecto se extiende el uso y la aplicación del IoT, actualmente usados en la industria y ciudades, a toda la comunidad científica, y abre una multitud de oportunidades derivadas del uso de estas tecnologías como son los estudios remotos que minimizan el impacto de las observaciones en la fauna silvestre.

Más información