CLAVES
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Lloro por ti, Argentina

El kirchnerismo dilapidó en el falseado altar de los descamisados una favorable coyuntura mundial, hambrienta de su trigo y su soja

¿Qué Argentina recibe Mauricio Macri? Si se compara el kirchnerismo de 2015 con el de 2003, el paro habría bajado a menos de la mitad (un 7,3%); el PIB per capitase habría triplicado (a 12.750 dólares anuales); y la inflación, sextuplicado (al 24%). Blancos y negros: algo mejor que los negros-negros del peronismo a lo Carlos Menem.

Pero la comparación clave no es consigo misma, sino con los otros países del mismo grupo, los emergentes. En el último decenio largo China ha escalado el liderazgo exportador mundial y el grupo de cabeza manufacturera. Brasil se encaramó a las sociedades cuyos pobres comían tres veces al día. Ellos, y Sudáfrica y la India, han roto todos los parámetros a los que se veían confinados. El despegue del siglo XXI ha sido el de los emergentes.

Por el contrario, Argentina, aunque superó el corralito de 2001, no se abrió paso a financiarse en los mercados mundiales; no saldó las cuentas de la suspensión de pagos de entonces; ha quemado sus reservas exteriores; ha incrementado su déficit presupuestario al 6% (al menos); ha disimulado con controles de cambios la ruina de su moneda hasta 10/15 pesos dólar (contra la anterior paridad...). La comparación es dramática.

Su receta de proteccionismo, intervencionismo y redistribución interna de las rentas exteriores (la soja vendida como platino a China, los componentes industriales o el turismo a Brasil...) dio para lo que dio, la herencia actual. Pero ahora deberá afrontar una devaluación monetaria drástica (que finiquite el mercado negro) y un ajuste severo, frente a los subsidios falsamente sociales en energía, transporte o agricultura: sobornos corporativistas.

La peor herencia es la mentira estadística, ríanse de Grecia. Empezó en 2007 (con los datos del PIB y la inflación) para pagar menos a los acreedores que compraron deuda ajustada a la inflación. Y ha enloquecido. ¿Peor? Por no hablar de la política exterior antioccidental, arrodillada al populismo; de la política interna destructora de equilibrios institucionales (persecución a jueces, fiscales, banqueros centrales); del odio visceral a la prensa no genuflexa... Como Perón, el kirchnerismo dilapidó en el falseado altar de los descamisados una favorable coyuntura mundial, hambrienta de su trigo y su soja. Lloro (y gozo) por ti, Argentina.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción