Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós, Artur Mas

Al asumir el plan antisistema, el responsable político del 3% se suicida

Por más que la reacción del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a la resolución rupturista-independentista de dos grupos parlamentarios catalanes haya sido tardía; por más que su contribución al encauzamiento de la cuestión catalana desde el Estatut de 2006 haya sido insuficiente; por más que su catálogo de propuestas y actitudes para engarzar algún tipo de diálogo sea pobre... Por más que suceda todo eso y mucho más, nada es comparable ni simétrico al intento de golpe insurreccional (aún en ciernes) contra el Estatuto y la Constitución que están protagonizando Artur Mas y sus socios.

Con la firma de la propuesta de resolución parlamentaria pactada con la formación de raigambre abertzale CUP, que la inspiró hasta el último detalle, el líder de Convergència ha firmado la última acta de la destrucción de su partido como protagonista del catalanismo moderado.

Mas sabe que esa propuesta es abiertamente subversiva, porque atenta contra la regulación de la reforma del Estatuto y contra la integridad territorial que solemniza la Constitución. Sabe que es ilegítima porque el mandato que Junts pel Si recibió de las urnas daría para defender sus posiciones desde el ordenamiento, pero nunca para imponerlas desde la quiebra de la legalidad. Conoce que el plazo de 30 días para promulgar las primeras leyes insurreccionales es prácticamente imposible porque habrá transcurrido sin president ni Gobierno en plaza. Y es consciente de que jamás Europa ni el mundo tomarán en serio una proclama que reniega del orden, incita a la desobediencia a la ley y a los tribunales y ni siquiera pretende pactar con España y el conjunto de la UE, sino dar por buenos los hechos consumados contra más de la mitad de su ciudadanía.

Al asumir tamaños dislates, Mas se ha convertido en sirviente de los antisistema y no en la fragua del business friendly que prometió; en un factor de caos, y no de orden; en coartada de los admiradores de Kropotkin y Durruti, y no en representante de la burguesía moderada; en creador de incertidumbre, y no de expectativas racionales de mejora. Se ha suicidado políticamente, aunque alguien pueda aún prestarle una prolongación... a título de coma irreversible. Y quizá así quede todo más claro, porque la capacidad de pacto es función de la credibilidad, no de la apariencia física convencional. En su deslealtad con los catalanes y con los españoles, Mas, como representante ordinario del Estado en su territorio, ha hundido los restos que de aquella pudiese conservar sin acreditar la virtualidad de esta.

Como jefe de la renqueante Convergència es también, según se afianzan los indicios judiciales, el primer responsable político del 3%; del caso Palau; del partido de la corrupción catalana, que para nada desmerece la de los casos Gürtel y otros similares. Puede emplearse a fondo en escapismos jurídicos, pero ya nadie en Cataluña, ni siquiera quienes aún lo defienden, duda de su responsabilidad política, por acción, omisión o ambas, en los casos de corrupción. El heredero de Jordi Pujol hereda también la jefatura de los inmorales locales y no debería tardar en seguir su mismo destino político. Ni siquiera los suyos anhelan de verdad su compañía.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.