Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El Defensor no nos defiende

El Defensor del Pueblo catalán ha abierto una “investigación” para saber si un médico le pidió a una paciente que le hablara en castellano. La sensibilidad tan extrema de Rafael Ribó con los derechos lingüísticos de los catalanohablantes me sorprende. Ojalá nos defendiera a los castellanohablantes con el mismo interés. Por ejemplo, en la sanidad autonómica de Cataluña es imposible conseguir en castellano algo tan elemental como una receta, un comprobante de una visita médica o un rutinario informe. Pero esta vulneración de los derechos lingüísticos nunca ha preocupado a Ribó. Aquí no ha abierto ninguna “investigación”. Está claro que a los castellanohablantes el Defensor no nos defiende.— Teresa Lozano.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.