Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escándalo en Buenos Aires por un espectáculo porno en la Universidad

Un grupo español protagoniza una performance de sexo en un espacio no autorizado

Posporno en la Facultad de Ciencias Sociales de Buenos Aires
Un momento del espectáculo en la facultad argentina.

De repente, cuando ya había anochecido en Argentina pero el reloj marcaba las 19.30, hombres y mujeres desnudas irrumpieron este miércoles en el vestíbulo de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y comenzaron a practicar sexo, incluido el grupal y el sadomasoquismo. Cientos de alumnos y profesores, sorprendidos, atraídos o indignados, comenzaron a sacar fotos, grabar vídeos y a publicarlos en las redes sociales. Se trataba de una exhibición de ‘posporno’, un movimiento internacional de crítica a la pornografía tradicional desde una “mirada feminista y subversiva”, según una de las protagonistas del espectáculo que ha escandalizado a Argentina, la periodista e investigadora académica Laura Martino. Un grupo español de ‘posporno', PostOp, también participó de la ‘performance’.

No es que la UBA sea un espacio conservador, pero la muestra encendió para empezar la polémica entre las autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales, kirchneristas, y los militantes que dominan su centro de estudiantes, trotskistas. Estos últimos se quejaron de que los protagonistas de la escena practicaran sexo sobre las mesas en los que montan sus puestos partidarios dentro del vestíbulo e incluso las orinaran y se negaran a limpiarlas. Las redes sociales se poblaron de comentarios de rechazo, apoyo y humor.

La facultad explicó que el ‘posporno’ formaba parte de un ciclo cultural llamado ‘Miércoles de placer’, que comenzó en 2012, y que lo organizan investigadores, docentes y estudiantes del área de comunicación, géneros y sexualidades. "La actividad ‘Posporno’ fue programada, al igual que las anteriores, en un espacio áulico cerrado como una intervención artística de vanguardia acompañada de debate académico", aclararon las autoridades, que añadieron que citarán a los responsables de haberla hecho en pleno vestíbulo. Además pidieron disculpas "si se hirió alguna sensibilidad al haberse desarrollado una parte de la actividad fuera del espacio inicialmente asignado”. Los protagonistas del espectáculo defendieron su decisión provocativa de organizarlo en un espacio abierto por el que transitan todos los alumnos y profesores con el argumento de que buscaban introducir el sexo en un sitio dominado por las banderas y los carteles de los partidos políticos.

"Si es una forma de defender la universidad, quizá uno se une", bromeó un funcionario

“La universidad pública constituye un ámbito de libertad irrestricta, pluralidad ideológica e intercambio permanente de ideas. Se trata de una comunidad integrada por personas adultas que asisten a cada aula, auditorio o espacio de uso público con pleno conocimiento de los contenidos de cada propuesta”, justificó la Facultad de Ciencias Sociales. En cambio, el rector de la universidad, Alberto Barbieri, fue más duro: “Si es necesario, vamos a sancionar a los responsables”.

El ministro de Educación de Argentina, Alberto Sileoni, se metió en la polémica al opinar que “las autoridades universitarias dijeron que no hubo una autorización” y por eso abogó por “algún tipo de sanción”. Reconoció que algunos alumnos podrían haberse “molestado u ofendido” por la demostración. En cambio, el jefe de Gabinete de Ministros del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, Aníbal Fernández, se lo tomó en broma: "No estoy ni para los ‘posporno’ ni para los ‘preporno’. Si es una forma de defender la universidad pública, por ahí (quizá) uno hasta se prende (une)“. Puede que la próxima muestra de los 'Miércoles de placer' en la facultad tengan más participantes que antes.

Más información