Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peligro de ser vistas como “indecentes” por la calle

Un linchamiento genera una polémica sobre los derechos de las mujeres en Marruecos

Dos mujeres estuvieron a punto de ser linchadas el 14 de junio en el zoco de la ciudad sureña de Inezgane (120.000 habitantes, a 13 kilómetros de Agadir) por llevar vestidos que una multitud enfurecida juzgó indecentes. La policía impidió el linchamiento, pero en lugar de arrestar a los violentos detuvo a las dos mujeres, quienes pasaron la noche en la comisaría hasta que las condujeron ante el fiscal. El lunes 6 de julio serán juzgadas por atentar contra “las buenas costumbres”.

La delegación marroquí de la ONG internacional Avaaz ha iniciado una campaña de recogida de firmas en Internet para que el ministro de Justicia y Libertades, Mustafá Ramid, del islamista moderado Partido Justicia y Libertad (PJD), “condene a los agresores” y “defienda el derecho de todas las marroquíes a la libertad y a la seguridad, cualquiera que sea su vestido”. El domingo se manifestaron cientos de personas en Casablanca bajo el lema “Ponerse un vestido no es un crimen”. Y este martes la ONG ya había recogido 20.000 firmas de apoyo a las dos imputadas. El ministro de Justicia, casado con dos esposas, no se ha inmutado.

El columnista Fahd Yata, pedía hace una semana en La Tribune más energía en el apoyo a las dos mujeres “¿Dónde están nuestros partidos progresistas, nuestros demócratas, nuestros militantes de los derechos del Hombre (y de la mujer)? ¿Dónde, los honorables parlamentarios y respetables ministros?”

El suceso sobreviene después de que se produjeran varias condenas de cárcel contra homosexuales. El 19 de junio el Tribunal de Primera Instancia de Rabat condenó a dos hombres marroquíes a cuatro meses de prisión, acusados de “homosexualidad y obscenidad”, por besarse cerca de la Torre Hasán, el monumento más emblemático de la ciudad. Y ayer trascendió un vídeo en el que una multitud linchaba el lunes en Fez a un supuesto travesti. En esta ocasión, la fiscalía perseguirá a quienes participaron en el linchamiento.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.