_
_
_
_

La nave ‘Rosetta’ hace un vuelo rasante sobre el cometa 67P/

La sonda espacial europea pasa a seis kilómetros del objeto celeste

El cometa 67P/Churyumov-Guerasimenko captado por la 'Rosetta'.
El cometa 67P/Churyumov-Guerasimenko captado por la 'Rosetta'.ESA

La nave espacial Rosetta acaba de sobrevolar el cometa 67P/Churyumov-Guerasimenko, acercándose hasta solo seis kilómetros de su superficie, la máxima aproximación hasta ahora. Así ha podido tomar datos y fotografías de alta resolución y de cerca de algunas zonas del objeto celeste en las que se distinguen objetos casi circulares en suelos lisos y rocas de tamaños variados: desde unos pocos metros a decenas de metros, explica la Agencia Europea del Espacio (ESA).

El sobrevuelo se realizó el pasado sábado y, al día siguiente, la nave envió las imágenes a la Tierra para ser procesadas antes de hacerse públicas. A continuación, la nave se alejó del cometa y ayer estaba a 253 kilómetros de distancia y empezó de nuevo a acercarse. La Rosetta ha dejado de estar en órbita de 67P/ para seguir un complejo plan de vuelo que permite a los científicos optimizar los instrumentos de la nave. “Lo que estamos haciendo ahora es alternar sobrevuelos de aproximación con visiones desde lejos para explorar todo el entorno del cometa”, explica Andrea Accomazzo, director de vuelo de la misión.

Superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko tomada por la nave 'Rosetta', desde una distancia de 8,9 kilómetros, el pasado 14 de febrero durante el sobrevuelo.
Superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko tomada por la nave 'Rosetta', desde una distancia de 8,9 kilómetros, el pasado 14 de febrero durante el sobrevuelo.ESA/Rosetta/NAVCAM – CC BY-SA IGO 3.0

El 67P/Churyumov-Guerasimenko está formado por dos lóbulos unidos, el mayor de los cuales mide 4,1x3,2x1,3 kilómetros, y el pequeño, 2,5x2,5x2 kilómetros, según la información captada por la cámara Osiris de la Rosetta. Antes de que llegara esta nave de exploración espacial al cometa, el pasado agosto, se tenía un conocimiento muy vago de sus características, incluida su forma, y el tamaño se estimaba en unos 5x3 kilómetros. A pesar de toda la información obtenida desde en los últimos meses, ahora solo se ha cartografiado el 70% de su superficie debido a que la órbita y rotación del objeto celeste mantiene ciertas zonas en la oscuridad. El sobrevuelo del sábado se realizó sobre la región bautizada Imhotep, en el lóbulo mayor del cometa.

El objetivo fundamental de la Rosetta es acompañar al cometa en su viaje hacia el Sol (la máxima aproximación será en verano de 2015) para estudiar como se activa por el efecto de la radiación de la estrella, formándose su atmósfera y cola.

Una fase clave de la misión se cumplió el pasado 12 de diciembre con el descenso de la sonda Philae hasta el suelo de 67P/, donde estuvo activa unas horas tomando datos e imágenes, hasta que se agotaron sus baterías. La esperanza de los científicos y los ingenieros, es que, cuando aumente la radiación solar en sus paneles, llegue a reactivarse. “No es fácil, pero no es imposible; podemos tener suerte y que el Philae se despierte en junio o julio”, ha comentado ahora Accomazzo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_