Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

No estoy acusada

Me siento dañada e indefensa ante las noticias publicadas en su periódico que me señalan como parte de la cúpula de la Fundación AFAL, como si gestionara el patrimonio de sus tutelados. ¡Nada más lejos de la realidad! No tengo ni he tenido acceso a cuenta alguna, ni soy responsable de su gestión, ni estoy acusada de nada. Mi única relación profesional con dicha fundación fue que requirió mis servicios en dos ocasiones —como también hizo con más notarios—, servicios que estoy obligada a prestar como funcionaria que soy.

Como he explicado al juez en la fase previa de recogida de testimonios, mi actuación consistió únicamente en: cumplir la orden de protocolizar el testamento ológrafo de una difunta. Este acto me fue ordenado por un juez, al ser un testamento escrito en documento privado y no ante notario.

Autorizar el testamento otorgado por una persona que, aunque declarada parcialmente incapaz, no tenía limitado su derecho a testar. Para mayores garantías se me entregó el informe de una neuróloga (directora de la unidad de demencias de un Hospital Clínico Universitario) que acreditaba su capacidad de testar, así como las declaraciones a favor de dos personas que la atendían.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Una vez comprobada la identidad y su deseo y capacidad de testar, me limité a recoger su voluntad, ya que toda persona tiene derecho a disponer de sus bienes en vida para darles el destino que desee post mortem.— Blanca Entrena Palomero, notaria de Madrid.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS