Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lanzada la sonda espacial japonesa ‘Hayabusa 2’ hacia un asteroide

El objetivo de la misión es tomar muestras del objeto celeste 1999JU3 y traerlas a la Tierra en 2020

Lanzamiento del cohete H-IIA con la sonda espacial `Hayabusa 2´, desde el Centro Espacial Tanegashima.
Lanzamiento del cohete H-IIA con la sonda espacial `Hayabusa 2´, desde el Centro Espacial Tanegashima.

La sonda espacial japonesa Hayabusa 2 ha sido lanzada al espacio con éxito a primera hora de la tarde, desde el Centro Espacial Tanegashima (en la isla del mismo nombre en el suroeste de Japón), a bordo de un cohete H-IIA. El objetivo de esta misión robótica es viajar hasta el asteroide 1999JU3, estudiarlo in situ y tomar unos gramos de muestras allí para traerlas a la Tierra. El regreso está previsto para finales de 2020. Tras el despegue del cohete, retrasado un par de días por las condiciones meteorológicas adversas en la zona, se han empezado a recibir datos de la nave que han ido confirmando su trayectoria correcta y el cumplimiento de la secuencia inicial de vuelo, según ha informado la agencia espacial nipona JAXA, que ha recibido los primeros datos a través de las antenas de la Red de Espacio Profundo (DSN, en sus siglas inglesas), de la NASA en Goldstone, California. El explorador de asteroides Hayabusa 2 ayudará a clarificar, con sus datos, el origen y la evolución del Sistema Solar.

La misión Hayabusa 2 es heredera directa de la Hayabusa 1, lanzada en 2003, que viajó hasta el asteroide Itokawa, pero con mejoras tecnológicas en sus antenas de comunicaciones y en su instrumentación de a bordo. Participan en ese proyecto nipón las agencias espaciales francesa (CNES) y alemana (DLR)

El plan de viaje contempla la llegada al asteroide 1999JU3, una roca celeste de 920 metros de diámetro máximo, a mediados de 2018 para permanecer a su alrededor durante año y medio. La sonda enviará al suelo del asteroide unos minirobots para tomar datos y luego realizará unas maniobras de toma de muestras de la superficie con las que regresará a la Tierra. A finales de 2020, soltará esos gramos de material de 1999JU3 dentro de una cápsula que debe caer en Australia.

La misión, con un coste total de 220 millones de euros, se ha desarrollado en cuatro años.

Más información