correoColumna
i

Incongruencias

Estos reportajes que nos muestran que nuestras vidas no son únicas y que no las podemos vivir al margen del resto del mundo

Carta de la semana: Incongruencias

A veces, después de mirar por encima El País Semanal, pienso qué puede haber llamado más la atención de la gente que lo compra. En el número del 16 de noviembre me engancharon las historias revisitadas de cinco niños de cinco países que ya aparecieron en la revista hace cinco años (El mundo ya no es tan pequeño). Observar la desigual evolución de cada uno de ellos, la escasa progresión de sus sueños y pensar cómo podrían cambiar si tuviéramos presentes a quienes peor lo pasan; me hizo valorar estos reportajes que nos muestran que nuestras vidas no son únicas y que no las podemos vivir al margen del resto del mundo.

Virginia Martín. Correo electrónico

¿Cómo fue posible?

La fotografía de Stefany y el comentario de Millás (La Imagen, El País Semanal, 9 de noviembre) me recordaron a dos críos que se acercaron durante un viaje y cuya foto sigue en mi mesilla de noche. Son los niños de la calle del segundo país más pobre del mundo occidental. No tienen familia o están deshechas. No tienen cariño, ni alimentos, ni futuro. Se los ve jugándose la vida entre coches y camiones, intentando vender algo. Uno se pregunta cuánto tiempo tendrá que pasar para que la pobreza extrema tenga la misma consideración que hoy tiene la esclavitud, y nos cuestionemos ¿cómo fue posible que lo consintiéramos? Como médico, profesor y cooperante, me pregunto cuántas acciones de cooperación al desarrollo, investigación, salud y educación se habrán perdido por culpa de la ingeniería financiera y por las cloacas de la corrupción.

Eladio Montoya. Alcalá de Henares (Madrid)

Defender la cultura

Javier Marías titulaba El artículo inútil su texto en El País Semanal del 16 de noviembre. Sin embargo, el artículo es todo lo contrario. En un momento en el que la sociedad parece aceptar el robo de obras como una forma más de acceder a las mismas, los creadores deben defender que la cultura no sea aniquilada en favor de un consumo ilegal, rápido y masivo. Tanto la educación como el desarrollo de nuestras leyes tienen que caminar para derribar esta lacra, que si no se detiene puede convertir nuestro país en el mayor desierto cultural de Europa.

Miguel Suárez. Pamplona

Respeto al trabajo ajeno

Señor Marías, la piratería cultural no es un tema baladí del que no valga la pena hablar. La generosidad de los “creadores” que nos hacen disfrutar con sus obras no debería pagarse con el egoísmo de apropiarse de ella gratuitamente. La sociedad debe cambiar esta perspectiva y, para ello, desde las aulas y hogares fomentar el respeto al trabajo ajeno. Quizá el primer paso para lograrlo sea reflexionar sobre su “artículo inútil” y empezar a actuar. No perdamos la esperanza.

Rosa Barceló. Correo electrónico

Ley de Anemia Histórica

Almudena Grandes escribe (El País Semanal del 2 de noviembre) sobre el injusto olvido de los 4.000 españoles del Ejército Popular de la II República. Pienso que la hipócrita ley de la memoria histórica debería llamarse ley de la amnesia nacional, para hacer honor a nuestra ingrata sociedad. Imperdonable.

Rafael Santaella Cruz. Almuñécar (Granada)

Precisiones

El domingo día 9 de noviembre se publicaba en este suplemento un artículo con el título Corrupción deportiva online referente al amaño de partidos de fútbol y las apuestas que llevan aparejadas este tipo de prácticas corruptas incluidas en el Código Penal. El problema que denuncia es muy preocupante y tiene que ser atajado por todos los medios; sin embargo, la lectura de dicho artículo obvia que en España operan actualmente empresas de juego y apuestas con licencia que desarrollan una actividad amparada en la Ley 13/2011. Algo fundamental, ya que dicho marco es una de las regulaciones de juego y apuestas online más garantistas y seguras de Europa, y también permite un control y monitorización exhaustivo y en tiempo real de estas actividades digitales en España. A su vez, el artículo apunta que “desde que hay apuestas, el número de partidos (de fútbol) sospechosos se ha multiplicado en España”, cuando en realidad han disminuido. Muchos partidos sospechosos de estos últimos años han sido descubiertos gracias a la ayuda y colaboración de estas empresas, ya que con sus sistemas informáticos son las primeras en identificar irregularidades, lo que ahuyenta a aquellos que pretenden delinquir. Los amaños en el deporte responden a motivaciones diferentes de las apuestas online.

Miguel Ferrer. Portavoz de JDigital, Asociación de Juego Digital

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50