Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los problemas sanitarios de África, más allá del ébola

La causa de la propagación de epidemias es la debilidad de los sistemas públicos de salud

La OMS y Anesvad celebran en Madrid un foro para estudiar cómo fortalecerlos

Uno de los voluntarios que realizan encuestas de sensibilización en RDC. Ver fotogalería
Uno de los voluntarios que realizan encuestas de sensibilización en RDC.

Resulta paradójico que la falta de infraestructuras haya propiciado que el ébola no se haya extendido más en un país como República Democrática del Congo: “Todos los casos [67 sospechosos, 49 muertes, de las cuales 28 se creen que son de ébola y 21 son confirmadas por el virus] se han dado en la región de Boende, al noroeste del país, donde la mala comunicación por carretera ha conseguido que el contagio fuera de esa región haya sido imposible. El último caso fue el 4 de octubre”, explica Benoit Van Maele, asesor de Save the Children internacional en aquel país y uno de los asistentes al Foro Africano por la Cobertura Sanitaria Universal, que se ha celebrado en Madrid del 27 al 29 de octubre.

El objetivo de esta reunión, a la que han asistido una treintena de expertos africanos, organizado y promovido por la OMS y Anesvad, es la de impulsar una red internacional para reforzar y financiar los sistemas públicos de salud en el continente, cuya debilidad es la causa real de la propagación de epidemias como la malaria o el ébola, que ya ha causado casi 5.000 víctimas y más de 13.000 casos, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del pasado 29 de octubre. La reunión se ha celebrado en plena crisis sanitaria de algunos países del África occidental, donde se ha puesto de manifiesto que es necesario abordar el primer nivel en salud, el preventivo. Hay que hacerlo antes, se dijo, que los estadios más tardíos, como el quirúrgico, que es mucho más costoso y traumático. “La cobertura sanitaria universal es una meta en la que todos los países deben moverse, ya sean cubriendo a más cantidad de población, reduciendo los copagos sanitarios o bien ofreciendo más servicios”, ha recalcado Liliana Marcos, asesora en el departamento de financiación y gobernanza de sistema de salud de la OMS.

La de Madrid no es la primera reunión que se celebra para poner en común estos objetivos. La antesala se celebró en Addis Abeba (Etiopía) donde Management Sciences for Health (MSH en sus siglas en inglés), con el apoyo de la OMS, organizó un taller en julio de 2014 para trabajar sobre la Cobertura Sanitaria Universal y el financiamiento de la salud en África. El interés creciente por esta problemática viene motivado por las negociaciones para el marco Post-2015, es decir, para la etapa posterior al cumplimiento de los Objetivos del Milenio, para los que ya se está trabajando, aunque es una lucha de amplio recorrido. “Los estados africanos se comprometieron en 2001 en la Declaración de Abuja a destinar el 15% de sus presupuestos públicos a atención sanitaria. África es un continente de más de 50 estados con una gran variedad, también a nivel sanitario. Depende de cada uno de ellos cumplirlo o no. Lo que sí es importante es que el dinero destinado a sanidad va a depender de la tarta presupuestaria: si la tarta es cero el 15% de la tarta destinado a sanidad es cero”, explica Liliana Marcos.

“Hay que definir mucho mejor la estrategia en República Democrática del Congo, ya que a pesar de comprometerse con el acuerdo en Abuja de destinar el 15% del presupuesto a Sanidad, el Estado solo cumple con un 5%”, explica Blandine Aveledi, consejera de Salud y Nutrición de Save the Children en el país africano. La doctora, también asistente al foro, explica que el sistema sanitario está basado en el pago por servicios sanitarios. Y solo algunos grupos, como niños menores de cinco años y mujeres embarazadas, además de los empleados de empresas privadas, reciben tratamiento gratuito o tienen un seguro privado que se lo cubra. “Querríamos alcanzar las cifras de los Objetivos del Milenio y contribuir a reducir la mortalidad natal con la ayuda de la creación de esta nueva red, además de aumentar el presupuesto hasta un 10%”, explica Aveledi.

Sara Thomson, responsable del departamento de salud de la OMS en Barcelona, señala como punto de partida fundamental la necesidad de evaluar la efectividad de la cobertura sanitaria. En su opinión, podría hacerse con indicadores como el tratamiento de la diabetes o la vacunación de los 15 países que se han comprometido a poner en marcha esta red africana [Liberia, Camerún, Nigeria, Malí, Burkina Faso, Senegal, Ghana, Costa de Marfil, Sierra Leona, Kenia, Etiopía, Zimbabwe, Zambia, Malawi y Uganda]. “Desde luego, hay que poner en contexto la situación de cada país y diagnosticar si su sistema tiene un bajo rendimiento”, puntualizaba Thomson en videoconferencia a los asistentes al encuentro.

Los responsables de la red africana son conscientes de las diferencias y peculiaridades sanitarias de cada uno de los países. República Democrática del Congo, por ejemplo, es un país de 17 millones de habitantes con un presupuesto para nueve millones. Además del conflicto armado que se extiende por el país, menos del 9% de los ciudadanos gozan de acceso a la electricidad, y de ellos, una gran parte solo la tienen durante un tiempo limitado en el día, debido a los frecuentes apagones. “Los indicadores están al nivel de Somalia o de Haití después del terremoto que asoló la isla. A pesar de que la República Democrática del Congo es uno de los países más ricos en recursos naturales y el segundo, después de Brasil, en terreno cultivable, también está a la cola en desarrollo agrícola”, contextualiza Van Maele. Señala, además, que la falta de electricidad obliga a utilizar paneles solares para alimentar el motor de muchos de los frigoríficos de los centros sanitarios que conservan, entre otras cosas, las vacunas. De otro modo, en un corte de luz podrían quedar inservibles.

12 de diciembre: Día Mundial de la Cobertura Sanitaria Universal

El foro africano por la Cobertura Sanitaria Universal ha culminado con el compromiso de 15 países para la puesta en marcha de una Red Internacional por la Cobertura Sanitaria Universal: Liberia, Camerún, Nigeria, Malí, Burkina Faso, Senegal, Ghana, Costa de Marfil, Sierra Leona, Kenia, Etiopía, Zimbabue, Zambia, Malawi y Uganda se han comprometido a conformar y poner en marcha de forma efectiva la red. Además, la Organización Mundial de la Salud ha anunciado la celebración del primer Día Mundial para reivindicar la atención sanitaria para todas las personas. Se celebrará el próximo 12 de diciembre, coincidiendo con el aniversario de la resolución de la ONU urgiendo a la consecución de la cobertura sanitaria universal.

La situación en Ghana es algo menos asfixiante, ya que el país se embarcó en una reforma del sistema de financiación sanitario a finales de la década de los noventa, pero igualmente deficiente. El servicio de salud cubría, en 2013, la demanda de nueve millones de personas, un 35% de la población total (26 millones). Es un nivel de cobertura muy bajo, según un estudio de la OMS. “La gente puede morir porque no tiene acceso a lo más básico de la cobertura sanitaria”, sentencia Hor Sidua, uno de los responsables de la campaña de acceso universal a la sanidad impulsada por la organización UAHC (en sus siglas en inglés) en Ghana. Para este activista, el ébola es un problema conjunto de toda África, en el que cada país, tenga casos de afectados o no, debe involucrarse con un mayor control de sus fronteras y análisis más pormenorizados. Sidua es consciente, sin embargo, de las limitaciones de recursos de otros países cercanos. De hecho, Ghana se convirtió el pasado agosto en base logística de Naciones Unidas para luchar contra el ébola en los países vecinos.

El último país en sumarse a la lista de afectados por ébola ha sido Malí, donde la semana pasada falleció la primera víctima por esta enfermedad, una niña de dos años que viajaba con su abuela. De esta zona africana, Nigeria y Senegal, en cambio, ya han sido declarados oficialmente libres del virus. “Solo un 2,5% de la población maliense tiene acceso a la sanidad”, estima Saleck Ould Dah, consejero y director de campañas de Save the Children internacional en ese país. Ould Dah considera que el gran problema de Malí es que no hay suficiente formación y equipamiento para enfrentarse a una epidemia como esta. Pero tampoco para el día a día. “Falta personal médico, a pesar de la buena formación que reciben nuestros sanitarios. Esto ocurre por la falta de apoyo presupuestario del Gobierno”, asegura este sociólogo, que considera que la sanidad universal es uno de los temas políticos fundamentales. En esta misma línea opina Liliana Marcos, de la OMS, que ve necesario un pacto firme y valiente de la sociedad civil y las organizaciones. “Desde Finlandia a Sierra Leona todos pueden alcanzar la universalidad. Hay que tener claro que no es un problema técnico, sino político: se define como un pacto de modelo social y para esos se necesitan tomar decisiones políticas que sean valientes y que involucre a muchos sectores para que lo hagan de una manera constructiva y estén preparados para participar en estos debates que son tan complejos”.

Más información