EL ACENTO
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ponga una cámara en su isla

El generoso régimen de beneficios fiscales lleva a las productoras de cine y televisión a rodar en Canarias

MARCOS BALFAGÓN

El Parlamento de las islas Canarias modificó en 2009 su legislación para invitar a las productoras de cine a rodar en sus magníficos paisajes. Uno de los más célebres directores, Ridley Scott, se decantó por Fuerteventura para filmar allí, a finales de 2013, su película Éxodo. Se ahorró alrededor de 15,8 millones de euros después de acogerse a una exención fiscal del 38%, la mayor de toda Europa.

Según los abogados de las productoras, el sistema canario es complicado. Antes de beneficiarse de semejante rebaja tienen que crear una Agrupación de Interés Ecónomico. Es la fórmula de la que se sirve la legislación para que el dinero que no llega a Hacienda se quede, en cambio, en las islas, ya sea en forma de salarios por el trabajo de los lugareños o de ingresos para aquellas empresas que, de un modo u otro, se ven implicadas en ese fascinante proceso que permite que un guión escrito en unas cuantas cuartillas termine al fin materializándose en la gran pantalla.

Son muchos los productores de cine que rechazan trabajar en España. Sale muy caro. En todo el resto del país, la exención fiscal de la que pueden beneficiarse es del 18%, mucho menor que si se inclinan, por ejemplo, por Francia (30%) o por Irlanda (28%). HBO, la potentísima productora de series para televisión, había considerado situar parte de la primera temporada de Juego de tronos, que contaba con un presupuesto de 50 millones de euros, en España. Los números la obligaron a cambiar de criterio, y se fue a Malta e Irlanda.

La iniciativa de facilitar a los creadores de ficciones que lleven sus cámaras a sus islas ha sido, pues, una buena idea de los canarios. En ese sentido, los sectores españoles vinculados a los rodajes audiovisuales llevan tiempo pidiendo al Gobierno de Rajoy que sea más sensible a la hora de aplicar bonificaciones fiscales, y le han sugerido que se sitúe al nivel de Francia. La hipótesis es que el dinero llegará, en estos tiempos tan duros, por otro camino (trabajo y servicios) a los españoles. La respuesta, como en las series, en el siguiente capítulo: quizá hoy, cuando Montoro explique los detalles de su rebaja fiscal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción