Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RAZÓN

Conflicto internacional

Lo ocurrido el martes en Europa, donde el presidente del Estado fue obligado a permanecer por más de 13 horas esperando en un aeropuerto de Austria la autorización para que su avión pudiera regresar a Bolivia, debido a que tres países le impidieron surcar su espacio aéreo, ha estado a punto de causar un conflicto internacional y ha provocado un escándalo mayor.

En efecto, cuando el avión presidencial estaba volando de regreso desde Moscú, donde el mandatario había participado del Foro de Países Exportadores de Gas, Francia anunció que no tenía autorización para surcar su cielo, idéntica medida fue comunicada por Portugal e Italia; lo que obligó a la tripulación a hacer un desvío y aterrizaje de emergencia en Viena. Esta situación indujo al Gobierno en La Paz a denunciar una suerte de secuestro, pues el presidente y su equipo estaban literalmente retenidos contra su voluntad e impedidos de regresar a casa. (...)

La denuncia boliviana, presentada ante la Secretaría General de la ONU, así como otras instituciones multilaterales, causó comprensible enojo en los Gobiernos de la región, que inmediatamente convocaron a reunión de Unasur y una protesta popular en el país (...).

Después de más de 13 horas de tensa espera, el problema fue resuelto y el mandatario pudo retornar al país siguiendo el itinerario previsto. Sin embargo, para entonces el daño ya estaba hecho, e incluso considerando las disculpas expresadas por el presidente francés, ha quedado claro que nadie en el mundo está a salvo de la prepotencia de Estados Unidos y los países que le son leales.

La Paz, 5 de julio

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.