Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Angelina Jolie se reúne con mujeres del Congo para hablar de violencia sexual

La actriz, embajadora de la ACNUR, ha viajado para "persuadir" a los gobiernos de que "den a este problema toda la atención que merece"

Angelina Jolie junto a William Hague, Secretario del Exterior de Gran Bretaña.
Angelina Jolie junto a William Hague, Secretario del Exterior de Gran Bretaña. EFE

Angelina Jolie se ha reunido con mujeres y niñas en el este del Congo, donde la violencia sexual es un grave problema. La actriz, que es embajadora de buena voluntad de la Agencia de la ONU para Refugiados (ACNUR), ha viajado al campamento Nzulo cerca de Goma junto con el Secretario del Exterior de Gran Bretaña, William Hague.

"Queremos reunir información de primera mano por parte de quienes sufrieron violaciones y agresiones sexuales durante el conflicto en el este del Congo", ha dicho la actriz. Y ha añadido: "Queremos persuadir a los Gobiernos para que den a este problema toda la atención que merece", ha precisado la actriz en una nota, añadiendo que esta visita les permitirá "ante todo escuchar directamente a las víctimas de violaciones y violencia sexual durante el conflicto en la República Democrática del Congo".

El Comité Internacional de Rescate (IRC por sus siglas en inglés) dijo que ha dado atención a más de 2.500 mujeres y niñas que han sido violadas o abusadas sexualmente tan solo en el último año. El IRC ha repartido paquetes con bengalas y silbatos, así como productos para higiene personal para que las mujeres eviten bañarse en los ríos donde el riesgo es mayor.

La violencia sexual suele ser usada como un arma de guerra por grupos rebeldes que operan en el este del Congo, así como por soldados congoleses.

Desde mayo del año pasado la actriz  se ha sumado a la iniciativa gubernamental de Reino Unido destinada a la lucha contra la violencia sexual en zonas de guerra en todo el mundo. Esta colaboración nació gracias a En la tierra de sangre y miel, filme que supuso el debut como directora de Jolie. En él cuenta una historia de amor con el trasfondo de la guerra de Bosnia y muestra las ejecuciones y la violación sistemática de mujeres musulmanas y croata. Gracias a este largometraje, Jolie fue nombrada en abril Ciudadana de Honor de Sarajevo. El gobierno bosnio distinguió a la actriz por “preservar la verdad sobre la guerra en Sarajevo y Bosnia-Herzegovina y por su empeño en proteger los Derechos Humanos, la democracia, la tolerancia y la solidaridad entre personas de diferente raza, religión o cultura”.