Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy, Merkel y Cameron piden a Mubarak que emprenda el "cambio"

Arabia Saudí se posiciona junto al presidente egipcio, mientras que Irán solicita que se escuche "la voz del pueblo"

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, la canciller alemana, Angela Merkel y el primer ministro británico, David Cameron, han solicitado en un comunicado conjunto al mandatario egipcio Hosni Mubarak que emprenda "un proceso de cambio" de cara a las "reivindicaciones legítimas" de su pueblo. En la declaración, los tres líderes europeos han instado al presidente egipcio a "evitar a toda costa el uso de la violencia contra la población civil". Cientos de miles de personas se han echado a las calles por quinto día consecutivo para clamar en contra de Mubarak pese al toque de queda y el relevo en el Gobierno.

"Estamos vivamente preocupados por lo que estamos observando en Egipto" dice el comunicado de Sarkozy, Merkel y Cameron. "Reconocemos el rol moderador que el presidente Mubarak ha desempeñado desde hace muchos años en Oriente Próximo. Le demandamos a partir de ahora que dé prueba de la misma moderación para tratar la actual situación" que sacude el país, afirma la nota.

Riad, con Mubarak

Mientras, el rey Abdulá de Arabia Saudí ha realizado una llamada telefónica al presidente egipcio para manifestarle su respaldo al régimen ante la revuelta y las manifestaciones que ya se han cobrado la vida de 74 personas, según el último balance extraoficial. "Ningún ser humano árabe o musulmán puede tolerar que algunos, en el nombre de la libertad de expresión, se hayan infiltrado en el pueblo egipcio hermano para desestabilizar su seguridad y difundir el odio, la intimidación, los incendios, los saqueos y la incitación a la sedición maliciosa", ha afirmado el rey saudí durante su conversación con Mubarak, según recoge la agencia de noticias oficial saudí, SPA.

En la conversación, Mubarak informó a Abdalá de la situación, que calificó de "estable" y responsabilizó de las revueltas a "intentos de grupos (...) con extraños y sospechosos objetivos propios". El monarca saudí contestó con una "fuerte condena" del Gobierno y el pueblo saudí y con una manifestación de la adhesión de ambos al Gobierno y al "pueblo hermano" egipcio. El rey saudí rogó además a Alá para "que preserve a Egipto, a su pueblo, su estabilidad y unidad y para que continúe desempeñando su histórico papel junto a sus hermanos árabes y musulmanes".

La situación de la revuelta egipcia es observada con atención desde Irán. El portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, anunció hoy que "la República Islámica de Irán observa atentamente lo que sucede en Egipto y espera que los responsables de ese país escuchen la voz del pueblo musulmán y respeten sus deseos razonables". "Las fuerzas de Seguridad y la Policía deben evitar cualquier actitud violenta contra esa ola de despertar islámico en forma de movimiento popular en este país", agregó Mehmanparast, en las declaraciones divulgadas por la agencia estatal de noticias iraní, Irna.

Y Mohamed VI inicia unas vacaciones en su castillo francés de Betz

El rey Mohamed VI de Marruecos debe considerar que su país no se va a contagiar de las revueltas que recorren el mundo árabe. El viernes llegó al aeropuerto privado de Le Bourget (París) y de ahí se trasladó a su castillo de Betz, a 70 kilómetros al noreste de la capital francesa, donde pasa unos días de descanso, según fuentes conocedoras de su estancia. El castillo y las 70 hectáreas de terreno que le rodean fueron adquiridos por Hassan II en los años setenta.

Mohamed VI, de 47 años, no le acompañó ningún familiar. Su última actividad en Marruecos consistió, según la agencia de prensa oficial MAP, recibir al primer ministro de Canadá, Stephen Harper. La MAP no ha informado, por ahora, de la visita del monarca alauí a Francia ni de su agenda. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, pasó parte de las vacaciones de Navidad en Marraquech donde se reunió con el soberano.

Tres días después del derrocamiento, el 14 de enero, del presidente de Túnez, Zine el Abidine Ben Ali, el Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí hizo público un comunicado en el que expresaba "sentimientos de profunda solidaridad (...) con el pueblo tunecino en su conjunto en esta etapa crucial y delicada de su historia". Las autoridades marroquíes no han comentado, por ahora, los últimos acontecimientos en Egipto.

La web informativa marroquí Hespress señaló que Mohamed VI había viajado a Francia junto a una delegación mixta de altos cargos de seguridad y militares, además de consejeros reales, para analizar con las autoridades francesas la nueva situación en el Magreb tras la caída de Ben Ali

Más información