Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP asturiano sufre sus primeras bajas tras el portazo de Cascos

El vicepresidente segundo del Parlamento regional formaliza su renuncia.- Sánchez Camacho defiende la autonomía del partido para elegir a su candidato.- Pajín advierte de que la "dedocracia" del PP no soluciona sus problemas

Francisco Álvarez-Cascos no se va solo del PP. El vicepresidente segundo de la Junta General del Principado de Asturias y diputado regional del PP, Pelayo Roces Arbesú, ha formalizado esta mañana su renuncia al acta de diputado y ha anunciado que también se dará de baja en el partido. "Tengo una sensación rara, pero creo que este ya no es mi partido", ha señalado a preguntas de los medios tras seguir la senda del ex vicepresidente del Gobierno y ex secretario general del PP, que presentó el sábado su baja como afiliado en el PP en una carta a Mariano Rajoy después de que el PP designara a candidata para Asturias a Isabel Pérez-Espinosa. Álvarez-Cascos ha dejado abierta la posibilidad de concurrir a las elecciones autonómicas por otro partido, aunque no ha precisado si será uno ya existente o de nuevo cuño.

Pelayo Roces, uno de los afines al ex ministro, tiene previsto enviar una carta, adjuntando su baja, a Rajoy pero no ha querido especificar si se va a unir a un nuevo proyecto político liderado por Cascos en Asturis. "Entrego el acta, lo que no es mío; siempre tuve muy claro que el acta de diputado lo tengo por el PP y, como suele ser lo habitual en mí, suelo devolver lo que no es mío", ha comentado. Preguntado sobre si otros diputados que han venido defendiendo a Cascos van a hacer lo mismo se ha limitado a decir: "Sé lo que hago yo, lo que hacen los demás, pregúnteselo a ellos". A pesar de esta baja, el presidente del PP de Asturias, Ovidio Sánchez, ha defendido la "fortaleza" de su partido en Asturias y en España. Pero ha añadido que resulta evidente que si, dentro de su electorado, alguien intenta competir con el PP "a quien favorece es al PSOE", al ser preguntado por la intención del ex ministro de Fomento, Francisco Alvarez-Cascos de poner en marcha un proyecto político en Asturias. Sánchez ha comparado la situación con la crisis que vivió el PP en 1998 porque "tiene los mismos síntomas".

Sobre la renuncia de Pelayo Roces, Ovidio Sánchez ha dicho que le respeta y le agradece "los años de trabajo que tuvo en el partido". No obstante, ha señalado, en una rueda de prensa ofrecida en la Junta General del Principado, que las bajas registradas hasta el momento son "respetadas pero insignificantes". No se espera que Álvarez-Cascos cuente con el respaldo de todos los alcaldes y juntas locales de su hasta ahora partido que hasta ahora animaban sus aspiraciones a encabezar la candidatura del PP a la presidencia del Principado. Algunos de ellos ya han anunciado que se quedarán en el PP y que acatan el veto de la dirección nacional a Cascos como candidato electoral aunque no lo compartan. En similares términos se expresó el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, uno de los dirigentes autonómicos del PP que habían apoyado a Cascos pero que ayer reiteró su plena lealtad al PP y el acatamiento de sus decisiones.

Desde el Gobierno, la ministra de Sanidad, Igualdad y Política Social, Leire Pajín, ha advertido de que "la dedocracia" del PP no sólo "no soluciona los problemas" sino que "crea más divisiones de poder interno". En declaraciones a la cadena Ser, ha señalado que, tras ver "en los últimos meses" y "una y otra vez, divisiones internas, cruces de acusaciones de un tono impropio entre compañeros de partido en el PP de Asturias" ha hecho una reflexión: "El PSOE tiene instrumentos democráticos que solucionan los liderazgos del partido y el PP no". Además, ha añadido que el PP asturiano "tiene muy poco que ofrecer a los ciudadanos de Asturias" porque hasta ahora no se ha escuchado "ni una sola propuesta de futuro para los asturianos" por parte de los populares asturianos. Alfredo Pérez Rubalcaba, sin embargo, no ha querido opinar porque estaba hoy "poco comunicativo". El vicepresidente primero se ha limitado a subrayar que son asuntos "que no afectan al Gobierno".

"Provocará más de un roto"

El PP ha emitido un comunicado en el que lamenta la decisión de Álvarez Cascos de abandonar el partido "en el que tan importantes responsabilidades ha desempeñado tanto en la organización como en los gobiernos del PP". El vicesecretario general de Comunicación del partido, Esteban González Pons, afirmó anoche en su cuenta de Facebook haber recibido una "amenaza de muerte", que califica de "no creíble", procedente de un supuesto partidario del ex vicepresidente Cascos. La líder del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, ha mostrado esta mañana su respeto por el anuncio de Cascos de dejar el partido, aunque ha defendido que corresponde al PP de Asturias la elección de su candidato. En declaraciones a Rac1, ha eludido ir más allá en su valoración de la "difícil decisión" de Cascos, de quien ha ensalzado su labor tanto en el Gobierno como dentro del partido.

El presidente del Comité Electoral del PP de Madrid, Ignacio González, ha considerado la marcha de Cascos "mala para Asturias y para España" y "no debería haberse producido nunca" ya que Cascos "es sin duda uno de los grandes referentes del PP" y "ha dedicado 34 años de su vida a construir el principal partido de este país".Otros miembros de su hasta ahora partido han sido menos benevolentes. El vicepresidente del Parlamento Europeo Alejo Vidal-Quadras ha acusado al ex ministro de reclamar ahora "lo que no predicaba" cuando era secretario general de esta formación política. Vidal-Quadras ha criticado que la actuación de Cascos en la etapa en la que era el 'número dos' del PP "no tenía nada que ver con la democracia interna del partido", por lo que, a su juicio, el "pasado" del ex vicepresidente del Gobierno y ex ministro de Fomento "chirría con lo que está haciendo ahora". Ha recordado que Cascos le "obligó a dimitir" cuando presidía el PP de Cataluña después de conseguir "el mejor resultado del partido hasta el momento" con 17 escaños. "Ejerció de brazo ejecutor. De manera muy enérgica impidió que me siguiera presentado", ha dicho.

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, afín a Cascos, ha afirmado: "Si el PP no le nominase como candidato a las próximas elecciones, ni me iría del partido, ni montaba ninguna candidatura". El presidente del PP de Andalucía y vicesecretario de Política Local y Autonómica del PP, Javier Arenas, ha lamentado la decisión de Álvarez-Cascos al mismo tiempo que se ha mostrado convencido de que el PP "ganará en Asturias" con su candidata, Isabel Pérez-Espinosa, como en el resto de las comunidades autónomas. "Ha sido una persona muy importante en el PP", ha dicho de Cascos, a la vez que ha indicado que "nunca entrará en polémica ni con compañeros o ex compañeros del partido, sino con Chaves, Zapatero o Griñán". Desde el PNV, su portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka, considera que la decisión del ex ministro va a provocar "más de un roto" en las expectativas electorales del partido de Rajoy. "Al profundo cisma que uno advierte en la militancia del PP a poco que rasque un poco -recuérdese que Rajoy resultó elegido en el último Congreso con una mayoría muy precaria- se añadirá con toda probabilidad el affaire Alvarez Cascos que, o mucho me equivoco, o provocará más de un roto en las expectativas electorales de los 'populares'", sostiene en su blog.