Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos periodistas españoles, agredidos en un juicio a saharauis en Marruecos

El ataque contra Antonio Parreño, de TVE, y Eduardo Marín, de Cadena SER, llega dos días después de que el ministro de Exteriores de Marruecos arremetiera contra la prensa española

Dos corresponsales españoles que cubrían el juicio en Casablanca de siete independentistas saharauis fueron agredidos hoy en plena audiencia por medio centenar de marroquíes. El incidente, en el interior tribunal, es el más serio de cuantos han padecido hasta ahora los periodistas españoles destacados en Marruecos y se produce tan solo 72 horas después de que el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Taieb Fassi-Fihri, arremetiese en Madrid con dureza contra la prensa española.

Seis periodistas españoles llegaron a la sala en la que se iba a celebrar la segunda vista del juicio de siete activistas saharauis que en octubre del año pasado viajaron a Argelia y a los que se les acusa de "atentar contra la seguridad del Estado". Al entrar en la sala observaron que estaba llena de marroquíes que llevaban banderas de su país aunque también había un puñado de saharauis simpatizantes de los inculpados y varios observadores internacionales.

En el tribunal está prohibido hacer fotos, pero el público las estaba haciendo por lo que algunos de los periodistas españoles se animaron a sacar sus cámaras cuando aparecieron los acusados. "Fue entonces cuando el grupo marroquí nos atacó", explica Luís de Vega, periodista de Abc, al que escupieron e insultaron, pero que no fue golpeado.

Los exaltados propinaron golpes, puñetazos y patadas, a Antonio Parreño, de TVE, y a Eduardo Marín, de la Cadena SER, a los que unos policías sacaron del tribunal para protegerles aunque también les obligaron a borrar las instantáneas que habían tomado. Marín estuvo desaparecido un par de horas hasta que pudo tomar contacto con sus compañeros.

El público marroquí también la emprendió con los saharauis que habían acudido a expresar su solidaridad con los inculpados. A la vista de estos incidentes el presidente del tribunal decidió aplazar la vista una vez más. Los siete activistas fueron detenidos hace 13 meses y aún no han sido juzgados. El cónsul de España en Casablanca se desplazó hasta el tribunal al que también acudió un grupo de antidisturbios de la policía marroquí.

El jefe de la diplomacia marroquí lamentó, el martes, en Madrid, "los excesos de algunos [periodistas] supuestos especialistas del Magreb y del Sáhara que convierten sus deseos en realidad". Criticó la labor de "desinformación" de la prensa española a propósito del campamento de protesta saharaui de las afueras de El Aaiún y justificó la negativa de prohibir el acceso a ese lugar los corresponsales extranjeros por razones de "seguridad". La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, que compareció con su homólogo marroquí ante la prensa señaló que España no compartía esa política de comunicación, pero si la respetaba.

La dirección de RTVE, mediante un comunicado, ha manifiestado "su rechazo ante la agresión" sufrida por su corresponsal por y el periodista de la Cadena Ser.

A finales del pasado mes de agosto varios activistas españoles denunciaron a la policía marroquí por tortura, agresiones verbales y detención ilegal durante una manifestación prosaharaui en El Aaiún. Una de las activistas, Carmen Roger, que quedó con el rostro desfigurado por los golpes relató entonces: "Lo que recuerdo es que estábamos en la protesta y aparecieron lo que creemos que fueron policías vestidos de colonos. No me pude defender".