Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los activistas denunciarán a la policía marroquí por tortura, agresiones verbales y detención ilegal

Los responsables de la ONG se plantean organizar una flotilla con ayuda humanitaria, similar a la que intentó llegar a Gaza

Los 14 miembros de SaharAcciones denunciarán a la policía marroquí por tortura, agresiones verbales y detención ilegal en dos juzgados, uno en Santa Cruz de Tenerife y otro en El Aaiún. Así lo han anunciado a su llegada a las 12.30, hora peninsular, al aeropuerto de Tenerife los activistas que fueron detenidos por la policía marroquí al participar la tarde del sábado en una manifestación pacífica prosaharaui en El Aaiún. Les aguardaba un grupo de unas 200 personas, con pancartas con el lema "Sáhara libre" y banderas del Frente Polisario. No ha habido representación gubernamental. Carmen Roger, la mujer con las bolsas de los ojos amoratadas, ha dicho sentirse muy mal físicamente pero satisfecha "por haber podido ayudar a la causa del pueblo saharaui". Los miembros de la ONG han acudido al Hospital Universitario de Canarias para someterse a un examen exhaustivo y obtener un parte de lesiones para presentar una denuncia.

El grupo participó en una sentada por la autodeterminación de los saharauis

Los responsables de la asociación canaria Amigos del Pueblo Saharaui han asegurado que seguirán realizando más manifestaciones como la del sábado. Han adelantado a EL PAÍS que no descartan organizar una flotilla de ayuda humanitaria desde las islas Canarias al puerto de El Aaiún, similar a la que Turquía envió a la franja ocupada de Gaza. Nueve activistas turcos murieron entonces a manos del Ejército israelí.

Los 14 miembros habían arribado horas antes en ferry al puerto de la Luz en Las Palmas de Gran Canaria. Una delegación del Gobierno insular y cerca de 50 simpatizantes con pancartas han acudido a recibirles, con el grito de "Sáhara libre". "Nos preocupa el comportamiento de la Policía marroquí de utilizar supuestos colonos exaltados a miembros de los cuerpos de represión marroquí", dijo el portavoz de la ONG. Otro de los manifestantes, Anselmo Fariñas, ha señalado que "éramos conscientes de los riesgos que corríamos, fuimos a la boca del lobo".

Roger y otros 10 activistas pertenecientes a la Asociación Canaria de Amigos del Pueblo Saharaui fueron detenidos el sábado -tres más lograron escapar- por la policía marroquí en El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental, por participar en una manifestación pacífica en favor de la autodeterminación de los saharauis. El incidente se produce solo una semana después de la visita del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, a Marruecos para cerrar la crisis de la frontera de Melilla.

La protesta comenzó a las 18.30 del sábado, en la calle Smara, una de las vías más concurridas de El Aaiún. Consistió en una sentada y se enarbolaron banderas del Frente Polisario. En el tumulto resultaron heridos al menos tres españoles. Una de ellas, Carmen Roger, quedó con el rostro desfigurado por los golpes. "Lo que recuerdo es que estábamos en la protesta y aparecieron lo que creemos que fueron policías vestidos de colonos. No me pude defender", relató.

Tras la carga policial, fueron detenidos 11 activistas, mientras que otros tres corrieron a refugiarse en el cercano hotel Nejyir. Los arrestados fueron trasladados a la comisaría central de El Aaiún, donde fueron interrogados. "Nos quitaron el pasaporte y algunos compañeros estuvieron más de dos horas en la sala de interrogatorios", explicó uno de ellos a este periódico. Los interrogatorios se prolongaron desde las siete de la tarde del sábado hasta las cinco de la madrugada del domingo. Ese lapso de tiempo fue un infierno para Carmen Roger, la más afectada por las palizas. La activista no recibió atención médica hasta la tarde de ayer, después de que un funcionario de la embajada española desplazado a El Aaiún consiguiera concertar una cita con un médico y le facilitara los medicamentos necesarios. Otro de los activistas, Pablo Terraza, recibió contusiones en el tórax.

Los 11 cooperantes españoles permanecieron hasta las cinco de la mañana del domingo en las dependencias policiales de El Aaiún. Posteriormente fueron liberados y trasladados a la Casa de España, un edificio propiedad del Estado español. Según declararon, los policías marroquíes les dijeron que estaban bajo arresto domiciliario, aunque fuentes diplomáticas españolas precisaron que no podían salir a la calle "por recomendación de las autoridades locales".

Los incidentes entre las fuerzas policiales y activistas pro saharauis no son nuevos. Sin embargo, nunca se había llegado a un grado de violencia como el experimentado por los 11 canarios detenidos en El Aaiún. Fuentes de la Asociación Canaria de Amigos del Pueblo Saharaui informaron de que los activistas han tenido contacto con una ciudadana catalana, Isabel Terraza, y un ciudadano mexicano, Antonio Velázquez Díaz, que permanecen desde hace más de 20 días en El Aaiún como observadores internacionales. Según el citado colectivo, estos, así como la familia saharaui que los acoge "se encuentran en peligro, pues el primero ha recibido amenazas de muerte y viven en la práctica desde hace días bajo arresto domiciliario".