Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El sumario Gürtel acorrala al PP

El juez Pedreira citará a Bárcenas y Merino para que no aleguen indefensión

El tesorero y senador del PP y el diputado popular dejan sus escaños.- La renuncia de ambos alivia la presión sobre Rajoy

El PP insistió en que el sumario del caso Gürtel no contenía ninguna novedad, pero las consecuencias políticas de la apertura del secreto han provocado un auténtico terremoto en la calle de Génova. El ex tesorero y senador Luis Bárcenas y el diputado Jesús Merino han decidido abandonar sus escaños, según ha adelantado el primero en una entrevista concedida al diario Abc y ha podido confirmar EL PAÍS. A primera hora de la mañana, en cuanto han abierto los registros, ambos han formalizado la entrega de sus actas.

Ahora, cuando el Supremo certifique la renuncia de ambos, la causa será remitida en los próximos días al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que asumirá la totalidad de la investigación. El siguiente paso, según fuentes jurídicas, será que el juez Antonio Pedreira, instructor del caso, los cite a declarar en calidad de imputados para que se ratifiquen o no en sus declaraciones ante el Supremo, de forma que ninguno de los dos pueda alegar indefensión.

En el caso de Merino, el asunto no supone una sorpresa, ya que él había ofrecido esta salida y había puesto su cargo a disposición desde el primer momento, hace ya casi un año, para no perjudicar al partido. La dirección le aconsejó que esperara porque su salida habría dejado en muy mal lugar a Bárcenas, que hasta ayer mismo se negaba a abandonar su escaño.

El entorno del ex tesorero ha insistido estos días en que se encontraba sometido a una gran presión personal, especialmente porque su esposa está imputada -declarará el miércoles ante el juez Pedreira- y sufría cada vez con más intensidad la presencia diaria en los medios y la constante vigilancia de fotógrafos a la puerta de su casa.

Ese fue el motivo que alegó su entorno la semana pasada cuando, contra todo pronóstico, y después de hablar con Javier Arenas, uno de las personas más próximas en el partido, con Francisco Álvarez Cascos y Ana Mato, decidió visitar a Rajoy para anunciarle que dimitía definitivamente como tesorero y renunciaba a su militancia. Esta decisión arrastró a Merino.

Dos días después, Bárcenas se vio con Rajoy y Arenas en Génova, y pactó renunciar también al privilegio de que el partido le pague el abogado y abandonar la dirección del Grupo Popular en el Senado, donde nunca dejó de ser tesorero. Sin embargo, en esa reunión en Génova, Rajoy no le pidió en ningún momento que dejara el escaño, al contrario de lo que Esperanza Aguirre ha hecho reiteradamente con sus diputados imputados. Estos se resisten para evitar que la causa deje el Tribunal Superior de Madrid y vuelva al juez Garzón, de la Audiencia Nacional.

La decisión de Bárcenas y Merino provocará que la parte de la causa que les afecta, que se había trasladado al Supremo, vuelva al juez Pedreira, del Superior de Madrid. Y allí seguirá siempre que los tres diputados madrileños no dejen sus escaños. La parte instruida por el Supremo sigue en este momento bajo secreto de sumario.

El destino de ambos parlamentarios ha estado siempre unido puesto que son los dos únicos aforados nacionales imputados. El ex tesorero está imputado por delito fiscal y cohecho. Los investigadores le atribuyen haber recibido supuestos sobornos por al menos 1,3 millones de euros, y las pruebas del aumento de su patrimonio y operaciones extrañas de entrada y salida de 330.000 euros en billetes de 500 han sido consideradas sospechosas en distintos informes de la policía, la fiscalía y la Agencia Tributaria. A Merino se le imputa cohecho por haber recibido presuntamente 50.000 euros de la red. Ambos han negado ante los jueces estas acusaciones.

La noticia supone un gran alivio y un éxito interno para Rajoy, presionado no solo en los medios sino también internamente para que hiciera algo con Bárcenas y le forzara a dejar el escaño. Ayer mismo, Alberto Núñez Feijóo, presidente gallego y barón regional en alza muy cercano a Rajoy, pidió en la cadena SER al ex tesorero que dejara el Senado. Los mensajes del marianismo a Bárcenas para que se apartara han sido constantes y la presión interna, más clara que nunca, pero nunca hubo una exigencia directa y formal del líder a quien él nombró como tesorero en 2008.