El 'sí' a la independencia arrasa en el pueblo más pequeño de Cataluña

Sant Jaume de Frontanyà es el primero de los 166 municipios en los que se han convocado referéndum este fin de semana

Resultado: 19 votos a favor de la independencia. Uno en contra. Y un vecino que no ha votado. Es el escrutinio del referéndum soberanista en Sant Jaume de Frontanyà, el municipio más pequeño de Cataluña (21 votantes), que ayer se ha adelantado a las votaciones que mañana realizarán otros 166 poblaciones catalanas. Con más periodistas, políticos y observadores internacionales que vecinos, Sant Jaume de Frontanyà ha copado el protagonismo de una consulta que arrancó con una enorme polémica el pasado mes de septiembre en Arenys de Munt.

Impulsadas por plataformas ciudadanas y aprobadas en mociones en los plenos municipales, las 167 consultas llaman a pronunciarse sobre la independencia a unas 700.000 personas mayores de 16 años. Al contrario de lo que ocurrió en septiembre, esta vez la delegación del Gobierno ha hecho la vista gorda y las urnas podrán ubicarse en locales de titularidad municipal, como centros cívicos o sociales. Por el contrario, sí ha sido la misma la actitud de los partidos políticos nacionalistas. Tanto Esquerra Republicana como Convergència Democràtica (no así sus socios de Unió Democràtica) observaron las iniciativas desde la distancia al principio y se sumaron al carro a medida que han tomado protagonismo.

Más información

Dirigentes de ERC y de CDC llevan días recorriendo Cataluña de una punta a otra en actos de campaña a favor de la participación y del sí; ayer han estado en la primera consulta y hoy volverán a peinar el territorio en una clara pugna por patrimonializarse los referendos. Esta mañana, han contestado a las palabras del presidente del Gobierno de ayer, que aseguró que "los referendos no van a ningún sitio". El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, ha augurado que el "menosprecio" de los socialistas hacia las consultas provocará "que más gente vaya a votar". El presidente de ERC, Joan Puigcercós, ha ejercido de testigo del voto del alcalde de Sant Jaume de Frontanyà y ha asegurado que la consulta es un paso importante hacia la independencia de Cataluña: "De Sant Jaume a Bruselas", ha manifestado en referencia a la posibilidad de que "Cataluña sea un estado libre e independiente en el seno de la Unión Europea".

Los socialistas catalanes no han ocultado su oposición a la consulta, pero el presidente de la Generalitat, José Montilla, ha optado por no enervar a sus socios de Esquerra Republicana y ha mantenido un perfil bajo. El secretario de organización del PSC, José Zaragoza, ha alertado de que las consultas "lo único que hacen es debilitar" a los defensores del Estatut y "dar argumentos" a sus adversarios.

Mientras, y con cierto recelo hacia los políticos que han subido al carro a última hora pero admitiendo que su presencia "legitima las consultas", los portavoces de la Coordinadora Nacional que agrupa las plataformas organizadoras viven este fin de semana con euforia.

Lo más visto en...

Top 50